Ambos bandos mantienen el alto el fuego en Ucrania

Tanto las tropas gubernamentales como los rebeldes apoyados por Rusia mantenían en pie un alto el fuego en el este de Ucrania, informó el martes un funcionario ucraniano de alto nivel, en un primer paso hacia la aplicación de una tregua que se ha visto plagada por violaciones desde que se impuso a principios de mes.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, coronel Andriy Lysenko, dijo a periodistas que el alto el fuego se mantenía desde la noche del lunes, por lo que el país pasó la primera noche en semanas sin civiles muertos en enfrentamientos o en viviendas bombardeadas.

Lysenko agregó que tampoco hubo bajas entre las fuerzas ucranianas.

Los rebeldes respaldados por Rusia dijeron que estaban retirando su armamento pesado de las posiciones del frente de batalla, en respuesta a movimientos similares por parte del ejército ucraniano.

Esas maniobras son parte de un nuevo acuerdo de paz firmado el sábado, que requiere que ambas partes retiren la artillería pesada del frente, creando una zona de seguridad que permita que el alto el fuego se cumpla más eficazmente. El alto el fuego entró en vigor el 5 de septiembre pero ha sufrido varias violaciones.

El líder rebelde Alexander Zajarchenko dijo el martes a la agencia de noticias Interfax que sus fuerzas estaban retirando la artillería pesada de algunas zonas del frente, aunque precisó que "en esos lugares donde Ucrania no retire su artillería, nosotros tampoco nos retiraremos".

En Donetsk, el mayor bastión en poder de los rebeldes, el consejo de la ciudad dijo el martes en un comunicado publicado en línea que un residente murió por los bombardeos el lunes por la tarde, pero que durante la noche y el martes por la madrugada la ciudad estuvo en calma.

En Zhdanivka, una localidad a apenas 35 kilómetros (20 millas) al noreste de Donetsk y que hasta hace poco estaba bajo control de Ucrania, los residentes dijeron a The Associated Press que las tropas del gobierno se habían retirado hace dos días.

La cercana ciudad de Nyzhnya Krynka, que está ligeramente más cerca de Donetsk, sigue bajo control de los rebeldes, pero no había rastro de artillería pesada en la zona. Las cicatrices de la guerra, sin embargo, son visibles todavía en la zona, que quedó atrapada en el fuego cruzado en las últimas semanas.

Había cinco cadáveres en una fosa común cerca de una mina local. Se cavó otra fosa común para los rebeldes: sus cuerpos no eran visibles, pero cuatro lápidas, coronadas con flores, tenían el epitafio: "Ellos murieron por las mentiras de Putin". El mensaje parecía ser en respuesta a la decisión del gobierno ruso, encabezado por el presidente Vladimir Putin, de no apoyar más a los rebeldes.

Ucrania y Occidente dicen que Rusia proporcionó soldados, armas y entrenamiento a las fuerzas rebeldes, algo que Moscú niega.