EEUU: FTC advierte sobre peligros cibernéticos

La Comisión Federal de Comercio ha investigado cientos de violaciones de seguridad cibernética en compañías de todo Estados Unidos, pero sólo ha demandado 53 veces, dijo el lunes uno de los comisionados de la organización durante una conferencia sobre ciberseguridad en la Universidad Norwich en Northfield.

La comisionada Julie Brill dijo que la organización tiende a presentar demandas cuando identifica fallas sistemáticas en las prácticas de seguridad de datos de una empresa, no cuando hay una vulnerabilidad aislada en un producto o servicio.

"El hecho de que una empresa sufra una penetración de seguridad no significa que la Comisión Federal de Comunicaciones tome medidas, mucho menos presentar una demanda", dijo Brill.

Brill, quien vive en Vermont y en una ocasión fue asistente del procurador general de ese estado, fue la oradora principal durante la actividad, patrocinada por la Alianza Nacional por la Ciberseguridad. El grupo está realizando una serie de conferencias similares en todo el país para alentar a individuos y empresas a hacer más por proteger la información en internet.

La Universidad Norwich es la academia militar privada más antigua del país y capacita a los estudiantes en ciberseguridad y habilidades militares tradicionales, con lo que prepara a muchos para empleos en la industria y el gobierno.

Al presentar a Brill, Richard Schneider, presidente de la universidad, dijo que la guerra está evolucionando de ataques con explosivos y armas tradicionales a amenazas cibernéticas a la infraestructura crítica del país, como la red eléctrica.

"Los ataques no cinéticos a Estados Unidos serán la guerra del futuro", dijo Schneider.

Brill se centró más en las amenazas a la información de los ciudadanos y mencionó dos demandas presentadas por la FTC contra los fabricantes de populares aplicaciones en línea que expusieron potencialmente la información de salud o financiera de los usuarios.

"Estas compañías no tropezaron por mala suerte. Nuestras denuncias alegaron que anularon configuraciones más seguras y no probaron adecuadamente qué sucedería con ello", dijo Brill.

La funcionaria agregó que hay más preocupaciones a medida que más cosas de la vida diaria quedan conectadas --desde relojes hasta automóviles e incluso ropa_, lo que expone potencialmente la información de salud, finanzas y actividades diarias de los ciudadanos.

"A medida que más dispositivos quedan conectados a la internet, el potencial de que más información con detalles sobre nuestra vida pueda caer en las manos equivocadas aumentará, a menos que se implementen salvaguardas apropiadas", dijo Brill.