EEUU y sus socios comienzan bombardeos sobre Siria

Estados Unidos y cinco países árabes lanzaron el lunes por la noche ataques aéreos sobre objetivos en Siria del grupo Estado Islámico, que ha encontrado un refugio seguro en la guerra civil siria.

Los ataques, efectuados por cazas, bombarderos y misiles Tomahawk lanzados desde barcos, forman parte de la campaña militar ampliada que el presidente Barack Obama autorizó hace casi dos semanas con el fin de atacar y destruir a los milicianos de ese grupo extremista, que ha asesinado a miles de personas, decapitado a occidentales --incluidos dos periodistas estadounidenses-- y capturado una enorme franja de territorio desde el interior de Siria hasta el norte y el oeste de Irak.

Los ataques aéreos comenzaron a las 8:30 de la tarde tiempo del este de Estados Unidos, según funcionarios estadounidenses, y contaron con la participación de Washington, Bahrein, Catar, Arabia Saudí, Jordania y Emiratos Árabes Unidos. La primera oleada de bombardeos terminó unos 90 minutos más tarde, pero se esperaba que la operación se prolongase varias horas, según una fuente estadounidense que habló bajo condición de anonimato al no estar autorizado para comentar una misión en curso.

En una conferencia el 11 de septiembre con el secretario de Estado norteamericano John Kerry, los aliados árabes de Washington prometieron que "harían su parte" en la lucha contra los milicianos del grupo Estado Islámico. El gobierno de Obama obtuvo también este mes compromisos de aliados europeos, así como Canadá y Australia, en una cumbre de la OTAN celebrada en Gales.

Washington ha insistido en que la lucha contra los milicianos no puede ser sólo estadounidense.

Como la misión militar está en curso, aún no se pueden proporcionar detalles, informó el contraalmirante John Kirby, secretario de prensa del Pentágono. La decisión de atacar fue tomada el lunes temprano por las fuerzas armadas.

Algunos de los ataques aéreos fueron contra objetivos del Estado Islámico en Raqqa, en el noreste de Siria, que el grupo considera su capital. Funcionarios militares han señalado que Estados Unidos tendría como blanco centros de control y comando de los milicianos, instalaciones de reabastecimiento, campos de entrenamiento y otros sitios logísticos cruciales.

Activistas sirios informaron de varios ataques sobre blancos extremistas en Raqqa. Un activista en la ciudad dijo bajo condición de anonimato que los bombardeos habían iluminado el cielo nocturno, y el suministro eléctrico había quedado suspendido durante dos horas.

Un colectivo de medios opuesto a los extremistas y llamado "Raqqa está siendo asesinado en silencio" dijo que entre los objetivos había edificios que el Estado Islámico emplea como cuartel general, así como la Brigada 93, una base militar siria tomada por los milicianos. También se registraron ataques en la localidad de Tabqa y en Tel Abyad, en la provincia de Raqqa, según el grupo. Sus informes no pudieron confirmarse de forma independiente.

"Estaremos preparados para atacar blancos del EIIL en Siria que permitan degradar sus capacidades", dijo la semana pasada a senadores el general del ejército Martin Dempsey, presidente del Estado Mayor Conjunto, utilizando el acrónimo del nombre completo del grupo, Estado Islámico de Irak y el Levante. "Ésta no se verá como una campaña de dominio rápido, porque sencillamente no es como está organizado el EIIL, sino que será una campaña persistente y sostenible".

El secretario de Defensa Chuck Hagel dijo que el plan "incluye acciones contra refugios seguros del EIIL en Siria, incluida su infraestructura y capacidades de logística de control y comando". Señaló que él y Dempsey aprobaron el plan.

___

Los periodistas de The Associated Press Zeina Karam, Julie Pace y Matthew Lee en Nueva York y Josh Lederman en Washington contribuyeron con este despacho.