Paraguay: víctimas de guerrilla cierran empresas

La familia del ex hacendado Luis Lindstron, secuestrado en 2009, posteriormente liberado y asesinado en mayo pasado por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), abandonó el martes el norteño departamento de San Pedro y cerró tres empresas familiares debido a nuevas amenazas de los rebeldes.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, dijo el martes que "deseamos que el grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo tenga conciencia de que sus actos violentos atentan directamente contra la gente campesina humilde pero trabajadora".

"La familia Lindstron empleaba a más de 150 personas en el pueblo Tacuatí", unos 370 kilómetros al norte de Asunción.

Aníbal Lindstron, hermano del hacendado asesinado, explicó a los periodistas que "tenemos un aserradero, una fábrica de carbón vegetal, la hacienda y estábamos por habilitar una gasolinera".

"Cerramos todas las compañías porque estamos en zona militarizada y las actividades de los guerrilleros, que hace una semana volvieron a amenazarnos de muerte", acotó.

No obstante, informó que "en unas dos semanas evaluaremos la situación para tomar la decisión de reabrirlas o mantenerlas cerradas. Los trabajadores fueron avisados de nuestra resolución".

La familia Lindstron pagó un rescate de 143.000 dólares para liberar a Luis; agentes antisecuestros descubrieron en 2010 una lata con 20.000 dólares, parte del rescate, en la vivienda del líder campesino Alejandro Ramos, integrante del EPP.

La fiscalía devolvió el dinero a la víctima pero éste tuvo que entregarlo nuevamente semanas después a sus secuestradores, que llegaron hasta su hacienda a reclamarlo, relató meses antes de su asesinato el 31 de mayo pasado.

De Vargas advirtió que no informaría a la prensa acerca del operativo de fuerzas militares y policiales cuya meta es capturar a los rebeldes.

Sin embargo, el opositor Partido Movimiento al Socialismo (P-Mas), emitió un comunicado denunciando los supuestos excesos cometidos por policías y militares en los allanamientos de campesinos sospechosos de pertenecer a la agrupación guerrillera.

La diputada Rocío Casco, del P-Mas, se quejó al difundir el comunicado que policías y militares incautaron solamente folletos con escritos del revolucionario argentino Ernesto "Che" Guevara, "además de dejar desordenadas las casas invadidas".

La organización no gubernamental Servicio de Paz y Justicia denunció que otros tres campesinos de Tacuatí, detenidos y encarcelados en mayo pasado tras el ataque fatal a Lindstron, están en precarias condiciones en la cárcel pública de ciudad San Pedro, capital del departamento del mismo nombre.