Guatemala: declaran estado excepción en municipio

El gobierno de Guatemala declaró el lunes un estado de prevención en un municipio del centro del país a raíz de un enfrentamiento entre los pobladores de una aldea que dejó 11 muertos.

La medida fue informada a la AP por Mauricio López Bonilla, ministro de gobernación.

El estado de prevención fue implantado en el municipio de San Juan Sacatepéquez donde se produjo el enfrentamiento en la aldea Pajoques, de esa jurisdicción, a unos 40 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. Los incidentes se produjeron por diferencias acerca de la construcción de una carretera regional y una cementera.

El estado de prevención se aplicará en todo el municipio no solo en el lugar de los hechos durante 15 días, los cuales según la ley pueden ser prorrogables.

"Optamos por el primero (de cinco tipos de estado de excepción que permite la ley) porque no amerita ratificación del Congreso. Van a entrar policía nacional civil y policías militares, ejército", dijo el ministro López Bonilla.

Entre otras medidas, se restringe la libre locomoción y las libertades de manifestación y de reunión, y exige a los órganos de publicidad o difusión, que eviten todas aquellas publicaciones que a juicio de la autoridad contribuyan o inciten a la alteración del orden público.

Según un periodista de la AP, en el lugar hay varios grupos de soldados y policías, armados con equipo de protección personal y armas largas. A cada uno de los grupos les acompañan jeeps militares artillados con ametralladoras.

Tras la toma de la comunidad por parte de autoridades, algunos aldean les consultan sobre los alcances del estado de prevención, según pudo constatar el periodista en esa zona, en medio de las montañas.

Este es el cuarto estado de excepción utilizado en el gobierno del presidente Otto Pérez Molina para contener incidentes suscitados por problemas sociales debido a la autorización de su gobierno de megaproyectos que algunas comunidades consideran que no han sido consultadas.

López Bonilla explicó que la presencia policial es para ejecutar 26 órdenes de captura contra los presuntos responsables de los hechos del viernes y otras 10 órdenes de captura de incidentes previos. Sin embargo las organizaciones campesinas han dado la voz de alerta sobre la posibilidad que el gobierno vaya contra los líderes comunitarios a quienes el gobierno acusa de incitar a la gente contra la construcción de mega proyectos en el lugar.

"Estamos de acuerdo que se investigue el hecho, repudiamos y condenados la masacre ocurrida en San Juan Sacatepéquez, creemos que el ejecutivo estaba esperando un hecho de esta naturaleza para entrar a barrer ahí a la oposición contra la empresa. El ministro lo sabe, nosotros lo hemos dicho y la comunidad lo ha denunciado antes, ahí opera un grupo armado que incluso los pobladores pidieron a la ONU que investigue" dijo Daniel Pascual líder indígena campesino.

Pascual dijo que las organizaciones permanecerán alerta ante los incidentes que se desarrollen en el marco del estado de prevención.

El viernes un grupo de personas de la aldea Pajoques se enfrascaron en discusiones y peleas con armas y machetes. Según versiones recogidas por la prensa local una de las personas a favor de la cementera desenfundó su arma matando a otra persona lo que provocó que una turba lo persiguiera y fuera tras este y su familia, dejando el incidente un total de 11 personas fallecidas y varias personas heridas.

Al menos seis vehículos y dos viviendas fueron quemados en el lugar.

La cementera Cementos Progreso, condenó las muertes en un comunicado de prensa.

El lugar ha sido escenario de otros enfrentamientos entre pobladores opositores a la cementera y la construcción de la carretera y la policía. Los opositores consideran que el proyecto dañará sus tierras.

------------

Moises Castillo fotógrafo de la AP, contribuyó a este despacho