John Kerry se reúne con ministró iraní

El secretario de Estado estadounidense John Kerry salió el domingo de su reunión con el secretario iraní de Relaciones Exteriores Mohamad Javad Zarif diciendo que Washington está decidido a avanzar en las negociaciones enfocadas a reducir las actividades atómicas de Irán a cambio de terminar con las sanciones relacionadas a ese tema.

Las negociaciones han estado estancadas durante meses debido a la renuencia de Irán a reducir significativamente el tamaño y producción de centrífugas que pueden enriquecer uranio tanto a niveles necesarios para combustible de reactor como para el núcleo de una cabeza atómica. Irán asegura que su programa de enriquecimiento es sólo para fines pacíficos pero Washington teme que pudiera usarlo para fabricar una bomba. Irán dice que cualquier acuerdo debe poner fin a las sanciones que han dañado su economía.

Kerry "señaló que esta semana es una oportunidad para lograr un avance adicional y manifestó que nuestra intención es hacer eso", según una lectura de la reunión realizada por un funcionario del Departamento de Estado, quien dijo que los dos diplomáticos se reunieron durante más de una hora en un hotel. El funcionario agregó que Kerry y Zarif "acordaron reunirse más tiempo conforme fuera necesario mientras estén en Nueva York".

El funcionario señaló que Kerry y Zarif también hablaron sobre "la amenaza que representa el EIIL" --Estado Islámico para Irak y el Levante_, grupo que ha tomado el control de un territorio extenso en Irak y Siria. El Irán chií y Estados Unidos comparten un enemigo común en el grupo miliciano Estado Islámico, pero una profunda falta de confianza ha impedido hasta ahora que estos adversarios de hace mucho tiempo unan esfuerzos públicamente en una coalición para derrotar a los extremistas sunís.

En Irak, Estados Unidos ha estado realizando ataques aéreos contra combatientes del Estado Islámico, mientras que Irán ha respaldado a milicias chiís iraquíes encabezando parte de la lucha contra el grupo radical.

La ronda más reciente de negociaciones nucleares comenzó el viernes en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, trayendo a Irán a la mesa de negociaciones con Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania. Con el tiempo agotándose antes de una fecha límite del 24 de noviembre, hubo indicios de que Estados Unidos estaba intentando un nuevo enfoque para romper el estancamiento.

Diplomáticos dijeron el sábado a The Associated Press que una nueva propuesta estadounidense sobre la mesa se enfoca en retirar sistemas de tuberías que conectan las centrífugas. Eso permitiría a Estados Unidos libertad para modificar las exigencias de que Irán reduzca la cifra de máquinas centrífugas de 19.000 a no más de 1.500.

El plan, que es por ahora sólo una propuesta, permitiría a los iraníes alardear que nunca hicieron concesiones sobre su promesa de que nunca debilitarían sus capacidades de enriquecimiento, dejando al mismo tiempo intactas las exigencias estadounidenses de que el programa sea degradado a un punto en el que no podría cambiarse rápidamente para fabricar bombas.

Pero cualquier plan podría fracasar debido a la oposición de iraníes de línea dura, así como de críticos en el Congreso de Estados Unidos.