Incendio destruye 32 estructuras en California

Un enorme incendio forestal ha destruido unas 30 estructuras en el norte de California, donde las llamas continuaban propagándose una semana después de comenzar, dijeron el domingo las autoridades.

Según cifras preliminares, 10 casas y 22 construcciones anexas se han perdido a causa del incendio, llamado King Fire, en la zona de Pollock Pines, en White Meadows, dijo el capitán Tom Piranio, portavoz de los bomberos estatales.

Equipos de especialistas regresaron al terreno escarpado e inclinado para hacer una nueva valoración de los daños, agregó.

"Ha sido un gran reto entrar en las zonas quemadas porque hay mucho terreno inaccesible", señaló Piranio. "Teníamos que garantizar que el ingreso era seguro lo suficiente", apuntó.

Debido a las condiciones de humo a causa del incendio, fue cancelada de último minuto la popular competencia de triatlón Ironman que se efectuaría el domingo en la mañana en las cercanías del lago Tahoe.

Tenían previsto participar unos 3.000 deportistas de diversas partes del mundo; un factor fue la mala calidad del aire a medida que el incendio se propagaba el fin de semana hacia el Bosque Nacional Tahoe, al noroeste del lago Tahoe.

El incendio avanza velozmente y se ubica a 96 kilómetros (60 millas) al este de Sacramento; comenzó el 13 de septiembre y para el sábado se había ha extendido a más de 331 kilómetros cuadrados (128 millas cuadradas) a pesar de periodos de lluvia durante la noche.

El hombre acusado de causar el incendio, Wayne Allen Huntsman, de 37 años, se declaró inocente el viernes del cargo de provocar un incendio intencional; continúa preso en la cárcel del condado El Dorado y se le ha fijado una fianza de 10 millones de dólares.

El incendio supone una amenaza a más de 21.000 estructuras y está contenido en 10%.

Más de 5.000 bomberos procedentes de Florida y Alaska cooperan con las cuadrillas locales en el combate a las llamas, que no sólo han consumido pasto y maleza, sino franjas de árboles madereros altos y extremadamente secos.

Existe el peligro de caída de árboles; las cuadrillas intentan construir más líneas de emergencia y control mientras combaten el fuego desde diversos puntos, dijo el domingo jefe del batallón de bomberos, Scott McLean.

"Necesitamos penetrar y garantizar que nos ocuparemos de todos nuestros puntos cruciales y de aquellos árboles peligrosos, no al otro lado de nuestras líneas", dijo McLean.

"No podemos darnos por satisfechos. Tenemos que continuar trabajando tanto como sea posible para controlar el incendio", apuntó.

Las autoridades permitieron el regreso de unas 100 personas que habían desalojado sus casas pero unos 2.700 continuaban con orden de evacuación, señaló el portavoz de los bomberos estatales, Daniel Berlant.