México: Reportan nuevo derrame de minera en río

Las autoridades en el norte de México emitieron una nueva alerta el domingo por un derrame en un río causado por una mina de cobre operada por la empresa Grupo México.

Carlos Arias, director de Protección Civil en el estado de Sonora, informó que la entidad está exhortando a unos 25.000 habitantes de la zona a no usen el agua después que los municipios locales se quejaran.

El funcionario agregó que luego de sobrevolar el área se encontró una mancha anormal de color naranja. Indicó que Protección Civil está tomando medidas para asegurar que las personas no entren en contacto con el agua hasta que se pueden realizar pruebas. Arias dijo que los tributarios afectados van a parar al río Bacanuchi.

La mina Buenavista del Cobre emitió un comunicado el domingo diciendo que las tormentas provocadas por el huracán Odile hicieron que agua tóxica se filtrara a algunos arroyos. Agregó que el derrame ya estaba controlado con bombas y succión.

En el comunicado no se identificó la sustancia que se filtró.

Grupo México opera la mina Buenavista en Cananea, Sonora, que produce 200.000 toneladas de cobre al año.

El funcionario de mayor rango del país en materia ambiental acusó el mes pasado a la compañía minera de haber mentido sobre un derrame ocurrido el 7 de agosto que arrojó millones de litros de ácidos y metales pesados que contaminaron dos ríos y una presa río abajo.

Funcionarios han dicho que la empresa también mintió sobre las medidas que tomó para controlar los efectos. La compañía culpó a las fuertes lluvias por el derrame de los estanques de contención, pero funcionarios señalaron que al parecer el accidente fue ocasionado por supervisión negligente en la mina y defectos de construcción.

El derrame envió aproximadamente 10 millones de galones (40.000 metros cúbicos) de sulfato de cobre y metales pesados a los ríos y a un estanque detrás de una presa que suministra agua a la capital de Sonora.

Grupo México establecerá un fideicomiso de cerca de 151 millones de dólares para pagar el daño causado por el derrame previo.

La compañía enfrenta además multas.