NFL: Ex pateador Rob Bironas muere en accidente

Rob Bironas, ex pateador de los Titans de Tennessee, murió el sábado por la noche en un accidente automovilístico cerca de su hogar, de acuerdo con la policía. Tenía 36 años.

La policía Metropolitana de Nashville informó que Bironas perdió el control de su camioneta deportiva GMC Yukon Denali en una curva y se impactó después de las 11:00 de la noche a menos de 1,6 kilómetros (una milla) de su casa. Un comunicado publicado en la página de internet del departamento de policía señala que la camioneta iba a exceso de velocidad al momento de salir del camino y estrellarse contra una hilera de árboles antes de terminar volcada en la salida de un desaguadero.

Bironas fue trasladado al Centro Médico de la Universidad Vanderbilt donde fue declarado muerto. Las autoridades indicaron que no hay evidencia de alcohol o drogas en el lugar del accidente.

Los Titans despidieron a Bironas en marzo después de nueve temporadas. El diario The Tennessean reportó que Bironas había entrenado esta semana con los Lions de Detroit y en pretemporada con los Bucs de Tampa Bay.

Apenas en junio, Bironas se casó con Rachel Bradshaw, hija del ex quarterback y miembro del Salón de la Fama Terry Bradshaw.

Los Titans, que enfrentan a Cincinnati, emitieron un comunicado el domingo lamentando la muerte del ex pateador y enviando oraciones a su esposa y familia.

"Nos sentimos profundamente entristecidos al escuchar la trágica noticia anoche sobre Rob Bironas", dijo el equipo en el comunicado. "Rob causó un impacto importante como jugador en sus nueve años con el equipo y más importante es lo que hizo por muchas personas de la comunidad de Nashville fuera del campo".

Bironas es el cuarto pateador más certero en la historia de la NFL, conectando el 85,7% de sus patadas (239 de 279). Sólo David Akers registró más goles de campo (247) entre 2005 y 2013 que Bironas.

Terminó como el segundo máximo anotador de los Titans con 1.032 puntos e implantó una marca de la franquicia sumando cifras de triple dígito en siete temporadas consecutivas. Cuenta con un record de la NFL que impuso en 2011 al acertar un gol de campo de al menos 40 yardas en 10 juegos seguidos.