Esposa de rehén británico pide clemencia a EI

La esposa de un cooperante británico capturado por el grupo Estado Islámico ha emitido un comunicado pidiendo a los milicianos que lo dejen en libertad "antes de que sea demasiado tarde".

El ex taxista Alan Henning fue secuestrado en diciembre en Siria, poco después de llegar al país desde Turquía en un convoy humanitario. Su esposa, Barbara, dijo que Henning manejaba una ambulancia cargada de comida y agua en ese momento.

El grupo Estado Islámico, que ha divulgado videos en internet mostrando las decapitaciones de dos periodistas estadounidenses y otro cooperante británico, ha amenazado con matar después a Henning, de 47 años.

En un comunicado publicado por la Oficina británica de Exteriores, la esposa de Henning pidió que "la gente de Estado Islámico se compadezca y deje en libertad a mi esposo", al que describió como un "hombre pacífico, altruista".

"Alan es un hombre pacífico, abnegado, que dejó su familia y su trabajo como taxista en Gran Bretaña para manejar una caravana hasta Siria con sus colegas y amigos musulmanes para ayudar a los necesitados", escribió la esposa en el comunicado.

"Su propósito para estar allí no fue nada más ni nada menos que un acto de pura compasión", dijo.

Su pedido se produjo luego que decenas de líderes musulmanes en Gran Bretaña llamaron al estado Islámico a dejar en libertad a Henning, expresando "horror y repulsión" por la decapitación de otros tres rehenes. Dijeron que los extremistas no actuaban como musulmanes, sino como "monstruos".