Juez español acusa a 9 en trama cibercrimen global

España juzgará a nueve personas que participaron en el robo de 45 millones de dólares de cajeros automáticos de todo el mundo tras un pirateo masivo de tarjetas bancarias en febrero del año pasado.

La justicia imputa a los acusados -- siete rumanos y dos españoles -- delitos de integración en organización criminal, blanqueo de capitales, estafa y falsificación de tarjetas de crédito, según un auto del juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional hecho público el domingo. Las penas a las que se enfrentan suman casi 20 años de cárcel.

El robo de febrero del 2013, considerado uno de los mayores del siglo XXI, partió de ocho hackers en Estados Unidos que violaron el sistema de una compañía que gestionaba pagos con tarjeta para un banco de Omán.

Las claves y números obtenidos se repartieron entre ciberdelincuentes de todo el mundo, que realizaron 34.000 extracciones de dinero en cajeros de 23 países en apenas 13 horas, dice el escrito de Velasco. Las autoridades estadounidenses cifraron el robo en 45 millones.

El grupo de Madrid formaba presuntamente parte de esa red. Velasco aseguró que sacaron 390.078 dólares tras vaciar decenas de cajeros automáticos de la capital española en la madrugada del 19 al 20 de febrero del 2013. El magistrado les acusa también de haber realizado otra operación idéntica en la que recaudaron 93.417 dólares en diciembre del 2012.

Fue el servicio secreto estadounidense quien dirigió a la policía española hacia los sospechosos, que en su mayoría fueron arrestados en diciembre. Velasco les tomó declaración por última vez el pasado martes.

En cuanto a los hackers que coordinaron el plan, siete fueron arrestados en Nueva York en mayo del año del pasado. El considerado líder de la organización murió asesinado en República Dominicana, según informó Estados Unidos tras la operación policial. Todos ellos eran ciudadanos estadounidenses de origen dominicano.