G-20 dice estar cerca de su meta de crecimiento

Los responsables de finanzas de las 20 economías más grandes del mundo dijeron estar cerca de su objetivo de aumentar el PIB global en más de 2 billones de dólares durante los próximos cinco años, y se centrarán en la inversión en infraestructuras para alcanzar la meta.

El responsable del tesoro de Australia, Joe Hockey, es el anfitrión de la reunión del Grupo de los 20 en la ciudad de Cairns, en el norte de Australia. Hockey dijo el domingo que los ministros de finanzas y banqueros centrales del grupo han acordado más de 900 iniciativas para cumplir el objetivo que marcaron este año durante una reunión en Sydney.

El G-20, que representa en torno al 85 por ciento de la economía global, indicó que un análisis de esas iniciativas muestra que deben impulsar el producto interior bruto combinado de los países miembros un 1,9 por ciento por encima de los niveles previstos para los próximos cinco años. La cifra está ligeramente por debajo del objetivo del 2 por ciento marcado por el grupo.

El Fondo Monetario Internacional redujo en julio sus previsiones, estimando que la economía mundial crecería un 3,4 por ciento, y no el 3,7 por ciento que había pronosticado en un principio, debido a un crecimiento más débil en Estados Unidos, Rusia y las economías en desarrollo.

La semana pasada, la organización amplió su presión sobre el G-20 para que tomase medidas sobre su compromiso de crecimiento global, pidiendo reformas estructurales clave. El domingo, la directora del FMI, Christine Lagarde, dijo que el G-20 debería concentrarse en medidas del mercado laboral e infraestructuras para alcanzar su objetivo de crecimiento del 2 por ciento para 2018.

"Ya casi lo tienen, pero tienen que hacer un poco más", dijo Lagarde a la prensa tras la reunión.

Hockey dijo que el grupo había accedido a cambiar su énfasis desde un crecimiento liderado por el gobierno hacia un crecimiento impulsado por el sector privado, en especial con inversión adicional en infraestructuras. En un comunicado emitido tras la reunión, el G-20 esbozó una Iniciativa Global de Infraestructuras, que incluiría el desarrollo de una base de datos que ayude a poner en contacto proyectos e inversores potenciales.