BID presentan proyecto de desarrollo

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó un primer borrador del proyecto "Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte", una propuesta que contempla medidas de inversión a impulsar en Honduras, Guatemala y El Salvador, para reducir el flujo de niñas, niños y adolescentes migrantes que viajan de forma irregular a Estados Unidos.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, dijo el viernes en conferencia de prensa que la propuesta será analizada y discutida por los tres países del Triángulo Norte, para luego ser presentada de forma oficial ante la Asamblea General de la ONU, la próxima semana en Nueva York, Estados Unidos.

El Departamento de Estado norteamericano participará en la primera discusión de la propuesta del BID, "dirigida a fomentar el arraigo para que haya oportunidad de desarrollo para la comunidad migrante y que la migración sea una opción y no una obligación", explicó Martínez.

La propuesta del BID contempla componentes para dinamizar el sector productivo, para crear oportunidades académicas, desarrollar oportunidades para fomentar inversión en capital humano y mejorar los niveles de seguridad y de acceso a la justicia, según se explicó.

También propone fortalecer las instituciones para promover la participación ciudadana y realizar una focalización territorial que garantice el involucramiento regional para desincentivar la migración irregular en búsqueda de oportunidades de desarrollo.

En julio, cuando los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador se reunieron en Washington con el mandatario estadounidenses, Barack Obama, establecieron medidas a impulsar en corto plazo, las cuales han permitido reducir un 50% la flujo de niñas, niños y adolescentes migrantes a Estados Unidos.

En esa reunión también se planteó la necesidad de crear programas a mediano y largo plazo que permitan a los países de la región combatir la migración, por lo que se buscó el apoyo del BID para la creación de esta propuesta.

Más de 57.000 menores no acompañados han sido detenidos desde octubre tras ingresar sin autorización a territorio estadounidense, según la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza. La mayoría de los niños procede de Honduras, Guatemala y El Salvador, que huyen de la violencia de las pandillas y la pobreza extrema según el gobierno de Estados Unidos.