Washington recibe Premio Donistia en San Sebastián

Denzel Washington recibió el viernes el Premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián, galardón que agradeció hablando con una mezcla de inglés y español.

"I don't speak Spanish, pero en mi corazón soy español", dijo literalmente el actor estadounidense de 59 años ante un público que le tributó una larga ovación. "Gracias por su apoyo durante tantos años".

El premio le fue entregado por su amigo, el director Antoine Fuqua, con quien trabajó en "Training Day" y nuevamente en "The Equalizer", su más reciente filme.

La cinta, en la que Washington da vida a un héroe de acción contra la mafia rusa, inauguró horas el certamen cinematográfico.

"Es un gran actor, pero sobre todo es una de las personas más sinceras que conozco, apasionado de su trabajo y con un gran corazón", dijo Fuqua en la gala de apertura del festival.

Horas antes, en una rueda de prensa, Washington se definió como un "tipo ordinario con un trabajo extraordinario".

"Nunca soñé con ser actor ni con Hollywood", dijo el astro de Hollywood en la 62da edición del festival, que se extiende hasta el sábado 27.

Washington ha frecuentado el thriller psicológico en sus trabajos de la última década. Sin embargo, rehúye el encasillamiento.

"En los últimos años he dirigido y producido películas. También he ganado un Tony (al teatro de Broadway). Intento hacer cosas variadas. De hecho, la semana que viene empiezo a montar en caballo para un próximo western", dijo.

Y en cuanto al galardón, expresó: "Es un honor que a uno le reconozcan su labor ... Espero ser un ejemplo para actores jóvenes. Trabajo duro en todos los papeles que me llegan. Soy un tipo ordinario con un trabajo extraordinario".

"Nunca soñé con ser actor cuando era joven, ni tampoco con Hollywood", explicó. "Veía películas como 'Shaft', aquellas con una estética de Nueva York, como las de Robert De Niro y Al Pacino. Son películas que me han influenciado. Pero cuando empecé, en lo que realmente pensaba era en llegar a Broadway".

A una pregunta sobre el acierto en la elección de los papeles que han adornado su trayectoria, el ganador de dos premios Oscar lo atribuyó a "estar en el lugar oportuno en el momento preciso". Y no mostró arrepentimiento por rechazar papeles que luego se convirtieron en éxito, como admitió en el caso del personaje de Brad Pitt en "Se7en".

Sobre "The Equalizer", en la que hace de un antiguo agente de la CIA con un oscuro pasado que actúa para defender a una joven interpretada por Chloe Möretz, presa de una red de proxenetas de la mafia rusa en Estados Unidos, dijo que no ha intentado hacer "un héroe típico de acción".

"Investigué aspectos relacionados con el trastorno obsesivo-compulsivo para hacer más rico al personaje. Se trata de una película en la que dos almas perdidas encuentran una extraña conexión y se ayudan mutuamente. Es un hombre de buen corazón. Todos tenemos la oportunidad y la responsabilidad de ayudar a los demás, y si lo hiciéramos así estoy seguro de que habría menos problemas en el mundo. Pero yo no elegiría resolver las cosas como las hace mi personaje, porque existe un sistema de justicia", añadió.

Fuqua, en tanto, se mostró encantado de volver a trabajar con él.

"Lo más importante era que él estuviera en este papel. Con Denzel, el guion pasa de ser bueno a excelente", expresó el realizador.

Washington habló también de su hijo, del que detalló que ha comenzado una incipiente carrera en la interpretación.

"Mi hijo va a empezar a rodar después de grabar un episodio piloto de la serie 'Ballers' para HBO", dijo, y señaló que le ha ofrecido el mismo consejo que a otros jóvenes actores: "Hay que actuar primero en el escenario, en el teatro. Quizás hay muchos a los que el éxito les llega demasiado rápido".

Las tablas le ofrecen algo que no le da el cine, recalcó. "En el teatro recibes una respuesta inmediata del público, una energía que no percibes en el cine".

A una pregunta sobre si se sentía el nuevo Sidney Poitier, el actor afroamericano respondió que no, "(Poitier) sólo ha habido uno".

Durante la rueda de prensa Washington derrochó humor y hasta preguntó a los periodistas sobre los motivos del reciente fracaso en la última Copa del Mundo de la selección española de baloncesto, un deporte del que se confiesa muy aficionado.

"Me encantan los hermanos Gasol, Ricky Rubio, José Manuel Calderón...", dijo.

El Festival de Cine de San Sebastián, el más prestigioso de los que se celebran en España, contará con la presencia de astros como Diego Luna, Antonio Banderas, Viggo Mortensen, Jessica Chastain, John Malkovich, Willem Dafoe, Ricardo Darín y Benicio del Toro. Éste último recibirá el viernes 26 el segundo y último Premio Donostia del certamen en reconocimiento a su trayectoria y presentará en San Sebastián su último trabajo: "Escobar: Paradise Lost".

Películas de Bille August, François Ozon y Denis Tanovic, entre otros, competirán por la Concha del Oro a la mejor película, un galardón que será decidido por un jurado presidido por el productor Fernando Bovaira y en el que estarán también Nastassja Kinski y la directora venezolana Mariana Rondón, que el año pasado conquistó el premio con su película "Pelo Malo".

Como en años previos, el cine latinoamericano dispondrá de una nutrida presencia en las distintas secciones, ya que uno de los objetivos del festival es servir de puente a las diferentes narrativas en español. Así, se proyectarán trabajos de Diego Lerman, Matías Lucchesi, Felipe Barbosa, Germán Tejeira y Alonso Ruizpalacios, entre muchos otros.

___

En Internet:

http://www.sansebastianfestival.com/es/