NFL: Detallan agresión de corredor de Cardinals

El running back Jonathan Dwyer, de los Cardinals de Arizona, propinó un cabezazo a su esposa y le fracturó la nariz después de que ella se rehusó a sus insinuaciones sexuales, de acuerdo con la policía.

En un reporte de la policía se explicó que, al día siguiente del cabezazo que provocó la fractura, el jugador de NFL golpeó en el rostro a su esposa.

Los detalles del ataque surgieron en el reporte de las autoridades, un día después de que Dwyer fue arrestado por cargos de agresión agravada. Los Cardinals han inhabilitado a Dwyer de cualquier actividad deportiva con el equipo, luego de que se le detuvo en las oficinas generales del equipo en Tempe.

Dwyer pasó la noche en prisión y tuvo una breve audiencia en la corte antes de ser liberado el jueves por la mañana, mediante una fianza de 25.000 dólares.

El arresto se da en un momento en que la NFL y su comisionado enfrentan duras críticas por una serie de incidentes violentos fuera del campo, que involucran a varios de los jugadores estelares de la liga, entre ellos Ray Rice, Adrian Peterson y Greg Hardy.

La NFL ha anunciado que revisará el caso bajo su política sobre conducta personal.

El jueves, los Cardinals colocaron a Dwyer en su lista de inactivos por enfermedad ajena al deporte. Una persona al tanto de la situación dijo que Dwyer se sometía a una evaluación psicológica, tras algunas menciones a un posible suicidio en los documentos con los que cuenta la policía.

Esa fuente solicitó permanecer anónima porque el equipo no ha revelado esa información. Al incluir a Dwyer en la lista de enfermos por motivos ajenos al fútbol americano, el corredor no podrá jugar de nuevo con los Cardinals en esta campaña.

Dwyer fue arrestado el miércoles como parte de la investigación de dos altercados que sucedieron el 21 y 22 de julio en su residencia en Phoenix, pocos días antes de que los jugadores de los Cardinals se reportaran al campamento de pretemporada. Su esposa abandonó el estado tras los incidentes, pero regresó hace una semana, después de que Dwyer aparentemente envió mensajes de texto con alusiones suicidas, incluyendo una foto en la que portaba un cuchillo.

De acuerdo con la policía, en el primer incidente Dwyer trató de besar y desvestir a su esposa, pero ella se negó. Alguien que escuchó la discusión contactó a la policía, y algunos agentes acudieron al apartamento del jugador pero no realizaron arrestos. Dwyer se ocultó en el baño y la esposa negó haber sido agredida.

Asimismo, la mujer negó que Dwyer se encontrara en casa. De acuerdo con la policía, la víctima hizo eso porque el running back había amenazado con matarse frente a ella y su pequeño hijo si reportaba la agresión a la policía.

Al día siguiente, Dwyer asestó un puñetazo a su esposa en el lado izquierdo de su rostro, indicó la policía. También golpeó muros y arrojó un zapato a su hijo de 17 meses, que no sufrió lesiones.

Cuando su esposa trataba de llamar a la policía, Dwyer tomó el celular de la mujer y lo arrojó del apartamento, que se encuentra en el segundo piso. Los testigos dijeron a las autoridades que la esposa de Dwyer dijo, "estoy llamando a la policía" mientras se cubría el rostro hinchado y cargaba a su hijo.

La NFL ha sido sacudida por incidentes de violencia doméstica desde que surgió un video que mostraba a Ray Rice, de los Ravens de Baltimore, en el momento en que dejaba inconsciente mediante un puñetazo a su entonces prometida en un elevador en Atlantic City, Nueva Jersey.