Venezuela: despido caricaturista genera polémica

El despido de una popular caricaturista del diario venezolano El Universal por hacer una viñeta con una referencia al fallecido expresidente Hugo Chávez desató el jueves una intensa polémica y avivó los señalamientos de opositores y analistas sobre las limitaciones a la libertad de expresión en Venezuela.

La dibujante Rayma Suprani informó el jueves que fue despedida de El Universal, uno de los principales diarios del país, por una viñeta que se publicó la víspera en la que ironizaba sobre la situación del sector de la salud mostrando un electrocardiograma y luego una línea recta que tenía al comienzo la firma de Chávez. La salud enfrenta una compleja situación debido a una severa escasez de medicinas, insumos y repuestos para equipos médicos.

Rayma indicó a la emisora local Unión Radio que fue despedida por decisión del presidente del periódico, Jesús Abreu Anselmi, quien se "molestó mucho" por su caricatura.

"Salgo contenta", afirmó la caricaturista al reconocer que lamentaba la situación actual de El Universal que, aseguró, "se ha vuelto cada día más banal en el sentido de la información" tras ser adquirido en julio por el grupo español Epalisticia S.L. Se desconocen los nombres de los socios del consorcio ibérico y el costo de la compra.

"Obviamente no sabemos todavía quien compró el diario El Universal. No sabemos quién paga los sueldos... pero ahora sí sabemos que le molesta la línea crítica y por ahí también podemos pensar que ya no es el hombre invisible el que compró El Universal sino que hay manos gubernamentales", dijo la caricaturista la noche del miércoles a la cadena internacional CNN en Español.

The Associated Press intentó contactar el jueves a Elides Rojas, vicepresidente de información de El Universal, para obtener una reacción del caso, pero no quiso dar comentarios. Rechazo a la censura en apoyo a

Un centenar de trabajadores de El Universal decidió el jueves en una asamblea emitir un comunicado público en apoyo a Rayma, y rechazar lo que consideraron como "censura" en el diario. "Estamos muy preocupados por esta situación", expresó Juan Francisco Alonso, representante sindical del diario, al reconocer que con la desvinculación de Rayma el mensaje que se manda "va en sentido contrario" al anuncio que realizó Abreu Anselmi a los trabajadores del diario de que se mantendría la línea editorial.

Rojas expresó el miércoles en su cuenta de Twitter que el "despido es más digno que la renuncia" y que vendrían "renuncias masivas en redacción. Más caída de lectores. Pocos anunciantes. Pues, nos vamos todos".

La salida de la popular dibujante desató una intensa polémica especialmente en las redes sociales y cuestionamientos de opositores y del gremio de periodistas.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, Marco Ruiz, afirmó el despido de Rayma es una muestra de cómo en Venezuela ya no hay un ejercicio pleno de la libertad de prensa y se ha intensificado la censura.

Ruiz dijo a AP en entrevista telefónica que las ventas de El Universal y otros medios ocurridas en el último año y medio no persiguen hacerlos "más rentables" sino que "tienen un solo fin y es precisamente aminorar la crítica, reducir los espacios para que los ciudadanos puedan hacer sus denuncias y perseguir a quienes piensan de manera distinta".

Ante informaciones difundidas por medios locales e internacionales sobre la muerte de unas 10 personas por enfermedades aún no aclaradas, el presidente Nicolás Maduro denunció el jueves en cadena de radio y televisión la existencia de una "guerra psicológica, de terrorismo psicológico" contra el país, y anunció que emprenderá acciones judiciales.

Maduro mencionó que estaba pensando en acciones de "carácter judicial contra CNN".

El Universal fue el tercer medio venezolano que cambió de manos en menos de año y medio. El canal de noticias Globovisión fue vendido en mayo de 2013 a un grupo de empresarios locales y el grupo editorial de la Cadena Capriles, que tiene los diarios Ultimas Noticias, El Mundo y Líder, fue adquirido en octubre por la corporación Latam Media Holding que es propiedad de la empresa Hanson Group de Inglaterra.

La venta de los medios locales ha coincidido con la crisis que enfrentan algunos importantes medios como el diario El Nacional, fuerte crítico del gobierno, por la falta de papel y la caída en la publicidad, que lo ha llevado a bajar más de 30% sus páginas y reducir el personal.

Chávez mantuvo durante sus 14 años de gobierno tirantes relaciones con los principales medios del país a los que acusaba de difundir "mentiras" sobre su gestión y conspirar para derrocarlo. Su sucesor, Maduro, también ha mantenido en sus 17 meses de gobierno tensas relaciones con los medios.