Texas limita influencia de nuevo curso de historia

En medio de un gran revuelo en los círculos conservadores sobre lo que perciben como un sesgo anti-estadounidense en el nuevo curso y examen de Colocación Avanzada de Historia de Estados Unidos, el estado de Texas el miércoles decidió exigir a sus estudiantes de secundaria aprender únicamente el currículo obligatorio del estado, y no el que se enseña para la prueba nacional.

La Junta de Educación aprobó una medida declarando que el programa de historia que sus miembros establecieron supera al que cubre el curso de historia de Colocación Avanzada, diseñado para las aulas de todo el país. Esa clase concluye con un examen que puede representar créditos universitarios para los estudiantes que obtienen una puntuación lo suficientemente alta.

La junta aún debe celebrar una votación final, pero no se espera que cambie el contenido de la medida.

La controversia surge de la reciente revisión de la prueba de Colocación Avanzada, que es administrada por la Junta Universitaria, con sede en Nueva Jersey, y que buscaba restar importancia a la memorización. El nuevo examen se presentará por primera vez en mayo e incluye un extenso marco para ayudar a los maestros a preparar mejor a los estudiantes para los requisitos.

Sin embargo, los activistas conservadores han criticado el nuevo curso, el marco para los profesores e incluso el examen en sí, pues lo consideran plagado de temas liberales y piensan que se concentra en los aspectos negativos de la historia de Estados Unidos. Algunos incluso lo han comparado con un plan de "control mental" diseñado por el gobierno federal.