Ecuador: Protestas contra el gobierno

Sindicalistas, indígenas, gremios de médicos y estudiantes marcharon el miércoles en contra de proyectos de ley del gobierno del presidente Rafael Correa, quien denunció que la demostración fue un" intento de desestabilización como ocurrió en Venezuela".

El mayor gremio de sindicalistas del país, el Frente Unitario de Trabajadores, convocó a la protesta por la inminente eliminación de una serie de derechos y beneficios laborales como el derecho de huelga, mientras los indígenas, médicos y estudiantes rechazan propuestas de ley que afectan en diversa magnitud sus respectivos sectores e intereses.

Los manifestantes, que también rechazan 17 enmiendas propuestas por el gobierno entre las que se incluye la reelección indefinida de las autoridades de elección popular, incluido el presidente.

Miles de trabajadores, indígenas, estudiantes, médicos y de otros gremios, caminaron desde el norte quiteño hacia la plaza de San Francisco, en pleno centro histórico, en donde recién empezaban los discursos de los dirigentes cuando se multiplicaron lo roces con la policía, que utilizó abundantes gases lacrimógenos hasta desalojar a los miles de manifestantes concentrados allí.

El gobierno a la misma hora convocó a un festival artístico, al frente del palacio de gobierno, donde también había miles de seguidores del régimen.

Correa, que había calificado la marcha de los trabajadores de intento de desestabilización, expresó que "hay una restauración conservadora con la complicidad de los dirigentes (sindicales)", y sostuvo que "este es un plan piloto para ver si pueden iniciar en Ecuador lo mismo que hicieron en Venezuela".

Cuestionó a los dirigentes sindicales su falta de acción en el pasado para lograr las ventajas que su gobierno les concedió, como un sueldo básico de 340 dólares, eliminación de la precarización laboral y seguro social obligatorio.

Añadió que de inmediato su gobierno impulsará con fuerza una profunda reforma laboral, redistribución social de las utilidades de empresas como las telefónicas e impuestos a la plusvalía de las tierras urbanas y rurales, y fuertes cambios en la seguridad social del país.

El presidente del Frente Unitario, Edgar Sarango, horas antes había manifestado al canal Ecuavisa que "no hay desestabilización. Nosotros queremos fortalecer la democracia, es diálogo sincero y frontal... lo que queremos los trabajadores".

El proyecto de ley que disgusta a los trabajadores está en manos del ministerio de Relaciones Laborales, el cual anticipó que podría ser presentado la próxima semana.

La policía reportó cinco efectivos con heridas menores, y 74 detenidos por causar disturbios y enfrentamientos con los uniformados.

Correa, quien se define como socialista del siglo 21 y cristiano de izquierda, está en el poder desde enero de 2007. De ser aprobada la iniciativa, podría presentarse a una nueva elección presidencial en 2017, cuando termine su actual período de gestión.