Condenado un asistente de alguacil en Los Ángeles

Un ayudante del alguacil del condado de Los Ángeles fue condenado el martes por intentar obstruir una investigación federal sobre acusaciones de maltrato a prisioneros en las cárceles del condado.

James Sexton fue declarado culpable de los cargos de conspiración y obstrucción a la justicia. Podría enfrentarse a hasta 15 años de prisión.

Su anterior juicio terminó con un jurado empatado en mayo.

Sexton es el último de los siete empleados del alguacil, incluyendo dos tenientes, que fueron acusados de intentar evitar que un informante del FBI hiciera contacto con sus responsables. El preso estaba cooperando con una investigación sobre las acusaciones de corrupción y violaciones de derechos civiles.

Un ayudante del alguacil fue sobornado para pasarle un celular del FBI, según las autoridades.

Como parte de la conspiración, se alteraron registros para que pareciera que el cooperador había sido puesto en libertad, aunque se le volvió a registrar como interno bajo diferentes nombres.

La fiscalía dice que durante dos semanas en 2011, el preso fue trasladado de celda a celda para esconderle del FBI. Sexton supuestamente alteró los registros informáticos de la cárcel.

La defensa alega que Sexton sólo cumplía órdenes de sus superiores y que estaba intentando proteger al informante de otros presos y agentes. Otras seis personas, incluyendo un teniente retirado, fueron condenados por los mismos cargos en julio y están a la espera de sentencia.

Todos eran miembros de la Operación Programa de Cárceles Seguras del departamento del alguacil o de la Oficina de Investigaciones Penales Internas.

Otros trece asistentes están esperando juicio por cargos de corrupción.