NFL: Gremio apela suspensión de Rice

El gremio de jugadores de la NFL presentó el martes una apelación a la suspensión indefinida que la liga impuso al running back Ray Rice.

En principio, el running back de los Ravens de Baltimore fue suspendido dos encuentros bajo la política de la NFL sobre conducta personal, por golpear a su entonces prometida en el ascensor de un hotel.

Rice había purgado el primer partido de esa suspensión cuando, el 8 de septiembre, trascendió un nuevo video de ese incidente, en el que Rice propinó un puñetazo a Janay, su actual esposa, dejándola inconsciente.

En cuestión de horas, los Ravens dieron de baja a Rice y el comisionado de la NFL Roger Goodell tomó la medida de suspenderlo indefinidamente en base a "nuevas pruebas".

Goodell y Ravens aseguran que no fue hasta el 8 de septiembre que vieron el segundo video.

El gremio tenía hasta el primer minuto del miércoles para apelar. Aunque Rice no tiene equipo, sigue siendo miembro de la Asociación de Jugadores.

"Esta medida tomada por nuestro gremio busca salvaguardar el derecho al debido proceso de todos los jugadores de la NFL", indicó la Asociación en un comunicado. "La apelación... se sustenta en hechos que revelan que no se ha cumplido con un proceso justo e imparcial, incluyendo el papel del despacho del comisionado de la NFL. Hemos pedido que un juez de arbitraje neutral seleccionado por ambas partes tramite este caso debido a que el comisionado y sus subalternos son testigos dentro del proceso y por lo tanto no puede ser jueces imparciales".

Rice puede solicitar ser readmitido en la liga cuando convenza a Goodell que está "haciéndose cargo del asunto". Rice ha sido aceptado en un programa alterno, que de ser completado podría provocar que se retiren todos los cargos por agresión en su contra.

La NFL ha sido criticada fuertemente por el manejo de la situación de Rice -- y otros casos de violencia doméstica -- mientras la liga intenta atraer a la afición femenina al juego. Es un esfuerzo que se ha visto mermado por la suspensión original de dos juegos, un castigo que muchas organizaciones feministas criticaron como poco severo.

Goodell, en una carta enviada a los dueños de los 32 equipos de la NFL en agosto pasado, reconoció que "no lo hizo bien".

Después anunció una nueva política, señalando que aquellos que sean culpables de violencia doméstica como primera infracción enfrentarán una suspensión de seis encuentros, mientras que aquellos reincidentes serían suspendidos indefinidamente.

Ésta política no aplicó para Rice, quien ya había recibido su castigo. Aparentemente no existe precedente para la suspensión indefinida que recibió Rice una vez que el video se diera a conocer.