Jefe de la DEA en Chicago va a Washington

El jefe de la DEA en Chicago, quien ha advertido sobre la influencia cada vez mayor de los cárteles mexicanos de la droga en Estados Unidos, ocupará uno de los principales cargos de la agencia antinarcóticos en Washington, D.C., informó el martes un funcionario de la DEA.

Jack Riley, de 56 años, ha sido nombrado jefe de operaciones de la DEA --considerado el tercer puesto más prominente de esa agencia-- y supervisará todas sus actividades policiales en Estados Unidos y otros países, dijo Rusty Payne, portavoz de la DEA en Washington, a The Associated Press.

En una entrevista el martes en su oficina, Riley dijo que los dos cambios más grandes en el panorama del tráfico de estupefacientes desde que llegó a Chicago en 2010 han sido el atrincheramiento de los cárteles de México en la región centro-norte de Estados Unidos y el resurgimiento de la heroína, incluso en los vecindarios suburbanos.

Esta droga se ha popularizado, en parte porque ahora está disponible en polvo fácil de usar y puede aspirarse en lugar de inyectarse, explicó.

"La gente que nunca habría consumido heroína ahora la consume", señaló Riley.

Como agente especial a cargo en Chicago, Riley ha dirigido las operaciones de la DEA en Illinois, Indiana, Wisconsin, Minnesota y Dakota del Norte. Sus puestos anteriores incluyeron el de jefe de la oficina de la agencia en El Paso, Texas.

En los últimos años, Riley hizo énfasis en cómo los operadores de los cárteles mexicanos se habían introducido en el interior de Estados Unidos, incluido Chicago, que se ha convertido en un centro de operaciones desde el cual las bandas distribuyen las drogas aún más lejos.

"Se han consolidado", afirmó Riley.

El funcionario también respaldó la creación de una sede para una Fuerza de Ataque de Chicago, inaugurado el año pasado. En las nuevas instalaciones, agentes federales, policías y fiscales trabajan juntos todo el año, con frecuencia teniendo como blanco el punto de contacto entre traficantes respaldados por los cárteles y bandas locales que venden las drogas en las calles.

En 2013, Riley se unió a la Comisión contra el Crimen de Chicago, un organismo no gubernamental, para nombrar a Joaquín "El Chapo" Guzmán --jefe del cártel de Sinaloa-- como el nuevo enemigo público de la ciudad, la misma etiqueta que alguna vez se le aplicó al mafioso Al Capone.

Las autoridades mexicanas capturaron a Guzmán anteriormente este año. No han indicado si podría ser extraditado para someterlo a juicio en Chicago o en otra ciudad estadounidense.

Se espera que Riley comience en su nuevo empleo el próximo mes. No se ha nombrado a alguien que lo sustituya en Chicago.