Retrasan veredicto en juicio a clérigo chií saudí

Un tribunal saudí aplazó el martes su veredicto en un caso sensible contra un popular clérigo chií sobre el que pesan cargos que podrían suponerle la pena de muerte, posiblemente por crucifixión.

El hermano del jeque Nimr al-Nimr dijo a The Associated Press que el fallo se había retrasado hasta el 15 de octubre. Mohamed al-Nimr había dado inicialmente a The Associated Press una fecha distinta basada en el calendario islámico.

El martes, por primera vez desde que fuera arrestado en julio de 2012, responsables de seguridad impidieron al jeque acudir a la sesión del tribunal, añadió.

La fiscalía solicita que al-Nimr sea ejecutado y crucificado. En Arabia Saudí, la mayoría de las condenas a muerte se realizan por decapitación. La crucifixión es un castigo poco habitual en el país y está reservado a los delitos más graves.

El clérigo de 54 años ha criticado durante muchos años el trato que Arabia Saudí da a la minoría chií y es venerado por muchos jóvenes que profesan esa rama del islam. Lideró las protestas de 2011 en la provincia oriental del país y criticó abiertamente a Bahréin por su gestión de las protestas chiíes registradas allí.

Activistas chiíes dicen que la decisión de retrasar el veredicto indica que el gobierno es consciente de que un fallo severo contra al-Nimr podría provocar disturbios y nuevas protestas en la provincia oriental. Las manifestaciones están prohibidas en un país en el que la inmensa de mayoría de sus habitantes son musulmanes suníes y donde muchos ven a los ultraconservadores chiíes como herejes.

Al-Nimr no niega los cargos políticos contra él, entre los que están desobediencia a la autoridad, disparos a las fuerzas de seguridad, sembrar discordia, socavar la unidad nacional, interferir en asuntos de una nación hermana e incitar protestas.