Ciudades de EEUU contra el abuso de analgésicos

Algunas de las principales ciudades estadounidenses intensifican sus críticas a los analgésicos bajo receta y culpan a la industria por una ola de adicciones y sobredosis que han devastado sus comunidades y mermado los presupuestos locales.

Chicago intenta recuperar millones de dólares en costos de atención médica de los laboratorios productores de opioides, aduciendo que engañaron deliberadamente al público ocultando los riesgos. Es una estrategia que podría resultar atrayente para otras ciudades con problemas financieros.

El martes, comisionados de salud de Chicago, Nueva York y Boston llegaron a Washington para promover ante el Congreso y la Casa Blanca sus esfuerzos por combatir el abuso de los analgésicos.

La demanda de Chicago, interpuesta en julio, sostiene que cinco laboratorios farmacéuticos comercializaron engañosamente sus productos. Los laboratorios han pedido que se rechace la demanda por considerar que no cita instancias específicas de fraude.