Colombia: descartan guerra por esmeraldas

El director de la policía colombiana descartó el lunes la posibilidad de una guerra por las esmeraldas en el noreste del país luego de que un importante comerciante de piedras preciosas fuera asesinado hace cuatro días.

"No existe ninguna guerra verde. No hay ningún deterioro de la seguridad", dijo ante reporteros el comandante de la policía, general Rodolfo Palomino, en referencia a un eventual conflicto entre los bandos que dominan la explotación de esmeraldas en el oeste del departamento de Boyacá.

Palomino le salió así al paso a las denuncias hechas por analistas y medios de comunicación locales que el fin de semana advirtieron ampliamente sobre presuntas luchas intestinas al mejor estilo de la "guerra verde", un sangriento conflicto en la misma región por gemas en los años ochenta que cobraron la vida de unas 3.500 personas.

Las alertas se prendieron luego de que Luis Eduardo Murcia, alias "Pequinés", fuera encontrado con siete impactos de bala en medio de un cafetal del municipio de Arbeláez, departamento de Cundinamarca y cerca de Bogotá.

Por información que conduzca a esclarecer el asesinato de Murcia, el general Palomino ofreció una recompensa de 70 millones de pesos.

Murcia era socio del más famoso y temido esmeraldero del país, Víctor Manuel Carranza, quien falleció de muerte natural en Bogotá en abril de 2013.

Tras la muerte de Carranza, Murcia se disputaba las jerarquías con Pedro Nel Rincón, alias "Pedro Orejas", quien fue detenido en noviembre de 2013 por delitos de tráfico de armas y concierto para delinquir.

Las enemistades entre los Murcia y los Rincón son de conocimiento público y son las que siembran la preocupación frente a una eventual reactivación de la otrora "guerra verde".