OTAN dice hay amenazas de Rusia y Estado Islámico

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo el lunes que los miembros de la alianza liderada por Estados Unidos deben permanecer unidos para enfrentarse a las amenazas de seguridad simultáneas de Rusia y la organización extremista Estado Islámico.

En su discurso de despedida en Bruselas como máximo responsable civil de la OTAN, Rasmussen dijo que la alianza se encuentra en la primera línea de una división geopolítica entre "tolerancia y fanatismo" y "democracia y totalitarismo".

"Debemos permanecer firmes como una fuerza para la libertad", dijo Rasmussen, añadiendo que la OTAN y sus países miembros deben afrontar el hecho de que los nuevos desafíos de seguridad a los que se enfrentan ahora podrían durar años.

El mandato de cinco años de Rasmussen como secretario general de la OTAN termina el 30 de septiembre. Su intervención se produjo en una reunión del grupo de investigación Carnegie Europe en Bruselas.

Rasmussen dijo que la OTAN debe estar lista para usar la fuerza militar y para congregar la voluntad política cuando sea necesario. En una sesión de preguntas y respuestas luego de su discurso, dijo que estaba a favor del uso de fuerza armada contra la organización Estado Islámico, de la que dijo que amenaza no sólo a gobiernos en el mundo árabe sino también a sociedades occidentales a través de la exportación del terrorismo.

La OTAN, agregó, no sopeas implicarse en estas operaciones. El responsable denunció los asesinatos masivos que insurgentes del Estado Islámico han llevado a cabo en territorios que ha ocupado como "próximos al genocidio".

Rasmussen, ex primer ministro de Dinamarca, dijo que con el presidente Vladimir Putin, Rusia ha "pisado todas las reglas y compromisos" que mantuvieron la paz en Europa desde el final de la Guerra Fría y llevó a cabo acciones militares ilegales contra Ucrania.

Dijo creer que la cumbre de la OTAN en Gales este mes demostró a Rusia que la alianza está decidida a defender a sus miembros.

La lección de historia, dijo Rasmussen, es que "la pacificación no lleva a la paz. Solo incita a los tiranos".