Conferencia ballenera analiza el caso de Japón

Las intenciones japonesas de reanudar la caza de ballenas en el Océano Antártico, pese a un fallo del tribunal supremo de Naciones Unidas, acapararon el lunes el temario al comienzo de una conferencia internacional ballenera en el balneario esloveno de Portoroz.

La reunión de cuatro días de la Comisión Ballenera Internacional se abocó al estudio de los controversiales planes japoneses de reanudar sus "expediciones balleneras científicas" que podrían conducir a la matanza de cientos de los cetáceos.

La caza de ballenas para propósitos científicos está exceptuada de la prohibición internacional de 1986 a la cacería comercial y Japón dice que efectuará cacerías adicionales sobre esa base, pero el Tribunal Internacional de Justicia dictaminó en marzo que el programa japonés no era científico, ya que producía pocas investigaciones y no explicaba por qué necesitaba matar tantas ballenas.

La aprobación de la CBI no es obligatoria, pero todo intento japonés de reanudar la cacería en el Antártico después de una pausa de un año probablemente enfrentará un escrutinio intenso.

Se anticipa que Japón explicará un plan que se compromete a cazar menos ballenas y a especificar el tipo de ballenas que pretende cazar. Los casi 90 miembros de la CBI están divididos a favor o en contra de la cacería. Australia encabeza la oposición a lo que considera la cacería de ballenas para propósitos comerciales: la obtención de carne comestible y aceite.

"El contenido de nuestro programa de investigación no diferirá demasiado de nuestras actividades científicas pasadas que recibieron una alta consideración de los científicos", afirmó Hideki Moronuki, un vocero de la delegación japonesa. "El propósito principal fue siempre conseguir un uso sostenible de los recursos balleneros".

Nueva Zelanda planea presentar un proyecto de resolución que afirmará el fallo del tribunal de la ONU y garantizará que no se expidan "permisos ilegales para la cacería científica" de ballenas. El fondo Internacional de Bienestar Animal instó a que los países antiballeneros apoyen la resolución.

___

El periodista de The Associated Press Dusan Stojanovic en Belgrado, Serbia, contribuyó a este despacho.