Copa Davis: Brasil condena a España al descenso

Thomaz Bellucci derrotó el domingo a Roberto Bautista Agut para que Brasil tomara una ventaja irremontable de 3-1 sobre España en su serie de la Copa Davis, con lo que el equipo ibérico quedó condenado a jugar en el grupo continental por primera vez desde 1996.

Bellucci, la mejor raqueta brasileña, se impuso por 6-4, 3-6, 6-3, 6-2. Aprovechó sus tres puntos para rompimiento en el último parcial y resolvió en dos horas y 59 minutos el encuentro realizado en la arena bajo techo Ibirapuera. Brasil vuelve al Grupo Mundial del certamen por segundo año consecutivo.

España, que jugó sin Rafael Nadal ni David Ferrer, llegó a los duelos dominicales con desventaja de 2-1 y necesitaba ganar los dos partidos de individuales para mantener su lugar en el Grupo Mundial en la próxima campaña.

"Éste es uno de los mayores momentos en mi carrera", dijo Bellucci, ubicado en el 83er lugar del escalafón. "Es un gran momento para el tenis brasileño y llega en el momento justo. Mostramos hoy nuestra valía".

Bellucci tuvo un comienzo lento en el primer set pero ganó cinco games consecutivos para recuperarse de una desventaja de 4-1. Bautista Agut, 15to en el "ranking" y el mejor jugador de España para esta serie sobre cancha de arcilla, igualó el encuentro luego de aprovechar un break point al comienzo del segundo set.

Pero el brasileño recuperó la ventaja con un rompimiento que lo puso arriba por 5-3, antes de resolver la tercera manga.

"Es asombroso vencer a un equipo como España, que ha sido dominante por tanto tiempo", destacó el capitán brasileño Joao Zwetsch. "Incluso sin sus mejores jugadores, éste fue un gran logro por parte de nuestro equipo".

España fue un equipo dominante en la última década, con cuatro títulos de la Davis. Su última coronación llegó en 2011, cuando se impuso en la final a Argentina.

Brasil jugará en el Grupo Mundial por segunda ocasión consecutiva luego de estar ausente desde 2003. Cayó ante Estados Unidos en la primera ronda el año pasado.

España no caía sobre arcilla desde 1999, cuando se midió al propio Brasil, cuyo equipo estaba encabezado entonces por Gustavo Kuerten, tres veces campeón del Abierto de Francia.

Brasil había derrotado a España sólo en dos ocasiones durante siete enfrentamientos antes de la serie de este año.