Periodistas egipcios se unen a huelga de hambre

Varios periodistas egipcios se unieron el sábado a decenas de activistas políticos en huelga de hambre contra una restrictiva ley de protesta impuesta el año pasado, anunció el jefe del sindicato de periodistas del país.

La huelga de hambre en curso ha ido ganando impulso a medida que decenas de detenidos políticos, activistas y defensores de los derechos humanos se han sumado, todos en protesta por la controvertida ley y para exigir la liberación de las personas encarceladas en virtud de la misma.

La lista incluye a varios personajes emblemáticos de la revuelta de 2011 que derrocó al autócrata Hosni Mubarak.

El jefe del sindicato de comunicadores, Diaa Rashwan, dijo que notificó a las autoridades que 10 periodistas han comenzado una huelga de hambre dentro de la sede de la organización en el centro de El Cairo.

Además de los activistas seculares detenidos, decenas de miles de personas, sobre todo partidarios del derrocado presidente islamista Mohamed Morsi, fueron arrestados después de que el ejército lo sacó del poder el pasado verano. La ley de protesta, a juicio del gobierno necesaria para lograr la estabilidad en el país, prohíbe las manifestaciones sin permiso y endurece las sanciones a los infractores.

Una página de Facebook que da seguimiento al número de presos en huelga de hambre, sostiene que 60 detenidos se han sumado a la huelga, así como otras 83 personas fuera de las cárceles. Varios partidos políticos también han expresado su solidaridad, y algunos de sus miembros se han unido a la huelga.

Los periodistas que iniciaron la huelga dijeron el sábado que creían que "la libertad de expresión a través de la protesta, la escritura y cualquier otra forma pacífica es un derecho afianzado". Añadieron que los escritores en Egipto deben ser los primeros en luchar por preservarla.

En junio, las autoridades liberaron a un periodista del servicio de Al-Jazeera en árabe por motivos de salud después de que estuvo en huelga de hambre durante más de cuatro meses para protestar por su detención sin cargos.