California: Cuadrillas combaten incendio forestal

Cientos de bomberos combatían las llamas en medio de altas temperaturas el sábado mientras intentaban contener un incendio forestal que obligó a evacuar a los vecinos de unas 30 casas cerca del Bosque Nacional Cleveland en el sur de California.

El incendio, que se extendía a lo largo de unos 6,5 kilómetros cuadrados (unas 2,5 millas cuadradas) de arbustos secos, estaba contenido apenas en 10% el sábado, dijo Deanne Thompson, portavoz del Centro de Operaciones de Emergencia del Condado Orange.

Mientras tanto, advertencias de calor y humo estaban en vigor para la zona y se pronosticaba que las temperaturas alcanzarían 40 grados centígrados (105 centígrados) entre el sábado y el martes.

El viernes las autoridades ordenaron la evacuación de unas 30 viviendas de la zona. No se ha informado que hayan sufrido daños y las autoridades dijeron que era sólo una medida de precaución, pero los vecinos se mantenían lejos de sus hogares el sábado.

Más de 700 bomberos, ayudados por seis helicópteros y cinco aviones, combatían el incendio, que fue reportado por primera vez el viernes por la mañana. Se espera que el incendio siga creciendo antes que consigan contenerlo, aunque ninguna estructura adicional está amenazada de momento por las llamas.

Las llamas provocaron una columna de humo que se podía ver desde kilómetros de distancia en el sur de California.

Aunque las temperaturas eran altas, los vientos ligeros ayudaron a los bomberos que trabajaban en el terreno escarpado. Tres bomberos sufrieron lesiones menores no identificadas.

El Servicio Nacional de Meteorología informó que la alta presión combinada con un débil flujo hacia el mar podría provocar altas temperaturas durante todo el fin de semana hasta el martes.

Entre 90 y 100 viviendas en el área quedaron sin electricidad el sábado y Thompson dijo que las autoridades habían abierto varios centros con aire acondicionado para las personas que necesitan escapar del calor.

El Bosque Nacional Cleveland se extiende sobre las escarpadas cumbres de las montañas de Santa Ana, que abarcan la frontera entre los condados Orange y Riverside al sureste de Los Ángeles.