Ferry se toma licencia por tiempo indefinido

El gerente general de los Hawks, Danny Ferry, se tomó una licencia por tiempo indefinido tras realizar comentarios con tintes racistas sobre un jugador de básquetbol.

El director ejecutivo del equipo, Steve Koonin, anunció la decisión el viernes.

Koonin ha resistido los pedidos para despedir a Ferry, de 47 años.

"Espero que este tiempo alejado de la organización de los Hawks le otorgue la privacidad que necesita para escuchar a la comunidad, aprender de sus errores y comenzar el largo proceso de sanación personal", dijo Koonin en un comunicado.

Ferry emitió también una declaración escrita, en la que indicó que planea someterse a un programa de entrenamiento para mostrar más sensibilidad en ciertas situaciones. Afirmó también que se reunirá con líderes locales, aunque no dio indicios de que piense renunciar.

"Mi objetivo es trabajar incansablemente para reconstruir la confianza con esta comunidad y con nuestros seguidores", comentó.

Ferry hizo los comentarios escandalosos sobre Luol Deng durante una llamada telefónica con los dueños de los Hawks en junio, mientras el equipo decidía si trataba de contratar al agente libre. El gerente general describió a Deng como alguien que "tiene algo de africano", y como un jugador que podría ser una influencia negativa en el camerino.

"Es como un tipo que tiene una tienda con una bonita fachada y que te vende productos falsos en la parte posterior", dijo Ferry en la conferencia telefónica, que fue grabada.

Deng, nacido en lo que es hoy Sudán del Sur, firmó al final con el Heat de Miami, pero desconocía las declaraciones de Ferry hasta esta semana. El jugador se ha dicho orgulloso de sus raíces africanas y se ha mostrado "triste y decepcionado por el hecho de que esta forma de pensar persista hoy".

"Lo que me molesta más es que esto se haya compartido con tanta libertad en un ambiente de negocios", dijo Deng.

Koonin aseguró que Ferry fue sujeto a una sanción disciplinaria por sus declaraciones, aunque se negó a explicar en qué consistía el castigo. Tanto Ferry como Koonin han dicho que el gerente general sólo estaba repitiendo las declaraciones que otros le habían hecho, tras evaluar a Deng.

Magic Johnson, leyenda de la NBA, figuró entre las voces que recomendaron la renuncia de Ferry.

Una investigación interna sobre esas declaraciones descubrió un correo electrónico enviado hace dos años por el dueño mayoritario del equipo, Bruce Levenson, quien especuló que la presencia de espectadores de raza negra en los partidos ahuyentaba a los blancos.

Levenson se dijo avergonzado por lo que consideró un intento mal asesorado por aumentar el número de espectadores en los encuentros. Anunció que vendería su participación en los Hawks.

El asunto ha constituido otro bochorno para la NBA, que apenas el mes pasado obligó a que Donald Sterling vendiera los Clippers de Los Ángeles a raíz de que se divulgó una conversación que sostuvo con su novia, a quien pidió no llevar a personas negras a los partidos.

Steve Ballmer compró los Clippers por 2.000 millones de dólares, una cifra sin precedente.