EEUU endurece sanciones contra la economía rusa

Estados Unidos golpeó a Rusia el viernes con una nueva ronda de represalias económicas, que incluyeron la imposición de sanciones al banco más grande de Rusia y la ampliación de las restricciones de financiación a las principales empresas rusas de energía y de defensa.

Las sanciones fueron impuestas en coordinación con la Unión Europea, que dio a conocer su propio paquete de medidas adicionales horas antes el viernes. Las autoridades dijeron que las sanciones paralelas buscan reprender a Rusia por profundizar sus provocaciones en Ucrania, como el envío de fuerzas y armas a través de la frontera.

Las sanciones fueron impuestas a pesar de un frágil alto el fuego entre Ucrania y los separatistas pro rusos. Sin embargo, los funcionarios estadounidenses dijeron que podrían revertir las sanciones si los separatistas y Rusia implementan el acuerdo de buena fe.

Uno de los principales objetivos de las nuevas sanciones es el banco Sberbank de Rusia, la mayor institución financiera del país. El banco representa aproximadamente una cuarta parte de los activos bancarios de Rusia y un tercio de su capital bancario, de acuerdo con el gobierno del presidente Barack Obama.

Sberbank, junto con otros cinco bancos rusos sancionados previamente, ahora enfrentará restricciones cuando busque financiación de más de 30 días. La Unión Europea emitió restricciones similares horas antes el viernes, con lo que Estados Unidos y sus aliados de hecho bloquearon a los bancos rusos de cualquier financiación de deuda a largo plazo por parte de Occidente.

Estados Unidos también le prohibió a las entidades norteamericanas que exporten servicios o tecnología que ayude a las compañías energéticas rusas en la exploración de proyectos petroleros potencialmente lucrativos. Las empresas rusas sancionadas incluyen a Gazprom, el mayor extractor mundial de gas natural, y Rosneft, una compañía petrolera propiedad del gobierno ruso.

Las sanciones podrían afectar a las principales compañías estadounidenses que se han asociado con los principales actores en la industria energética de Rusia.

Estados Unidos también sancionó a cinco empresas de defensa rusas que producen armas, municiones y sistemas antiaéreos.