EEUU: Ausentismo escolar muestra brecha racial

Los estudiantes negros en escuelas en California se ausentaron de clases a una tasa casi cuatro veces la de todos los estudiantes el año escolar pasado, dice un reporte dado a conocer el viernes.

El reporte de la oficina del secretario de Justicia de California representa la primera vez en que esos datos son divididos de acuerdo a raza y nivel socioeconómico. Funcionarios dicen que los datos son necesarios para lidiar con el problema.

La pobreza y la gran cantidad de suspensiones fueron factores contribuyentes.

En general, más de 250.000 estudiantes de escuela primaria faltaron a 10% o más de sus clases en el año escolar 2013-14 -- 18 o más días.

Las ausencias fueron mayores en kindergarten y primer grado, cuando los niños aprenden a leer, dijeron expertos.

El estudio encontró que 37% de los estudiantes negros de primaria en el estudio faltaron a clases sin justificación, más que ningún otro grupo, incluyendo estudiantes desamparados, y aproximadamente 15% más alto que la tasa para todos los estudiantes.

En todo el estado, se estima que unos 73.000 estudiantes negros de primaria faltaron a clases sin justificación.

El estudio concluyó que casi 90% de los estudiantes de primaria que se perdieron 36 días o más de clases provenían de hogares de bajos ingresos.

"Como el estado no está colectando esta información crítica, la crisis de asistencia entre los niños afro-americanos ha permanecido mayormente oculta", dice el reporte. "Por lo tanto, no podemos explicar conclusivamente el marcado contraste entre las tasas de ausencia de los niños afro-americanos de enseñanza primaria y las de casi todos los otros subgrupos. Sabemos, no obstante, que los niños afro-americanos experimentan muchas de las barreras más comunes para la asistencia -- incluyendo problemas de salud, pobreza, problemas de transporte, desamparo y trauma -- en mayores concentraciones que otras poblaciones".

Estudios han mostrado que estudiantes que son ausentistas desde temprana edad tienen más probabilidades de dejar la escuela. Los desertores escolares le cuestan al estado más de 46.000 millones de dólares al año, incluyendo más de 1.000 millones solamente en costos de delincuencia juvenil.