China: Pena de muerte a 3 por apuñalamientos

Una corte en China sentenció el viernes a muerte a tres hombres y a cadena perpetua a una mujer a quienes declaró culpables de terrorismo y asesinato por la muerte de 31 personas en un ataque con cuchillos afuera de una estación de tren en Kunming, en el sur del país, a comienzos de este año.

Las sentencias ya se esperaban cuando la Corte Intermedia del Pueblo de Kunming abrió los juicios cuatro horas antes, en un proceso fuertemente resguardado por la policía, según imágenes presentadas en televisión.

El ataque en marzo sacudió al país mientras las tensiones entre la minoría musulmana uigur y el grupo étnico mayoritario han se extendieron más allá de la frontera uigur de Xinjiang. La corte no especificó la etnia de los acusados, pero todos tenían nombres que sonaban uigures.

Los acusados no mostraron emoción alguna durante el juicio. Iskandar Ehet, Turgun Tohtunyaz e Hasayn Muhammad afrontaron los cargos de organizar y dirigir un grupo terrorista y de homicidio.

La mujer, Patigul Tohti, fue acusada de integrarse a un grupo terrorista y asesinar. Ella fue la única detenida en el lugar del ataque. La corte indicó que Tohti no fue sentenciada a muerte por estar embarazada.

Según las autoridades, los acusados forman parte de un grupo terrorista de ocho miembros que orquestó el ataque del primero de marzo, en el que agresores armados con cuchillos mataron a 31 personas e hirieron a 141.

Cuatro de los agresores fueron muertos a tiros por la policía y Tohti fue capturada el día del ataque.

La policía anunció después la captura de los tres miembros restantes, aunque según informaciones de prensa se les había detenido antes del ataque.

Beijing atribuye a fundamentalistas religiosos con lazos en el extranjero el ataque en Kunming y otros actos de violencia que han causado cientos de muertes este año dentro y fuera de Xinjiang.

Los críticos dicen que las políticas y prácticas de representatividad de las étnicas de China, además de la desigualdad económica, han aislado a los uigures, posiblemente orillándolos al extremismo religioso.