Presidenta Fernández pide no comprar dólares

La presidenta Cristina Fernández pidió el jueves a los argentinos invertir sus ahorros en bienes tangibles y no en dólares porque "es un cuento chino", justo al aumentar la demanda de la divisa estadounidense en un contexto de recesión económica e inflación.

La mandataria dijo además que un sector del sindicalismo opositor a su gestión estaría alentado un estallido social para diciembre.

"Hay que invertir en cosas que se tocan y se ven, el resto es cuento chino", apuntó la mandataria durante un acto en Casa de Gobierno.

"Lo que nadie le está diciendo a la gente es que se desvaloriza el euro y el dólar, y los tienen a todos engañados", sostuvo.

Como ha sucedido en otros momentos de turbulencia económica, los argentinos casi instintivamente compran dólares para mantener el poder adquisitivo de sus ingresos. Analistas estiman que para fines de año la inflación alcanzará el 40%.

Aunque desde hace más de un año el gobierno fijó estrictos controles para la compra de dólares como consecuencia de un fuerte caída en las reservas del Banco Central, estas restricciones fomentaron un mercado ilegal de divisas donde el cambio está en unos 14 pesos por dólar, casi el doble de su valor en el mercado oficial.

Fernández también cuestionó a los medios de comunicación que difunden la cotización del dólar en el mercado negro "como si fuera el verdadero valor; todo eso forma parte de generar un clima de incertidumbre que termina impactando en algunos".

Por otra parte, la presidenta se refirió a las polémicas declaraciones del sindicalista Luis Barrionuevo, uno de los líderes de una central obrera opositora, quien aventuró que en diciembre Argentina va a "estallar" si el gobierno mantiene el actual rumbo de la política económica.

"Hay un señor que dirige un sindicato que pronostica una hecatombe en diciembre. Esos que anuncian estallidos para diciembre pueden estar preparando alguna matiné para ahora, así que hay que estar atentos", aseguró Fernández sin dar más detalles.

En diciembre pasado, una huelga de policías en reclamo de mejoras salariales en varias provincias del país desató una ola de saqueos en supermercados y comercios.