Haitianos apoyan en mitin a ex presidente Aristide

Partidarios del ex presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide se manifestaron el jueves en el lugar donde ocurrió una masacre en una iglesia y frente a la casa del depuesto líder, en momentos que enfrenta la posibilidad de ser arrestado por no presentarse a una audiencia en un tribunal.

Los mítines tuvieron la intención de conmemorar el aniversario de la matanza ocurrida en septiembre de 1988 en la iglesia de San Juan Bosco, donde Aristide encabezaba servicios y la oposición a la dictadura cuando era sacerdote católico, así como de protegerlo de cualquier intento de arresto en la casa donde ha residido calladamente desde su regreso del exilio en 2011.

Partidarios prometieron que habrá manifestaciones más grandes si se realiza lo que consideran una detención motivada políticamente.

"Sólo hay una persona que representa al pueblo de Haití y su nombre es el presidente Aristide", dijo Lionel Patrick, de 37 años, en el patio de la iglesia, destruida en el terremoto de enero de 2010. "Si le sucede cualquier cosa, Haití se paralizará".

Aristide fue citado el mes pasado a testificar en la corte ante un magistrado que realiza una investigación sobre corrupción y lavado de dinero. Se emitió una orden de arresto cuando no compareció pero la policía no ha hecho ningún movimiento para ejecutarla.

Mario Joseph, abogado del ex presidente, dijo que el aviso de comparecencia no fue presentado de manera adecuada a Aristide y que el juez no ha respondido a los esfuerzos de su cliente de discutir qué pasos deberían tomarse ahora. Joseph minimizó el miércoles la existencia de una orden de aprehensión calificándola de "rumores".

Frantz Lerebours, vocero de la Policía Nacional haitiana, confirmó a The Associated Press que existe la orden de arresto pero que no había planes inmediatos de ejecutarla. Señaló que la policía estaría estacionada frente de la casa de Aristide en Tabarre, cerca del centro de Puerto Príncipe, para evitar que se marche; pero el jueves no había ningún policía allí cuando aproximadamente 50 partidarios del ex mandatario estuvieron en la puerta.

Lerebours no quiso decir por qué no se ha ejecutado la orden y se limitó a sugerir que hay otros asuntos de por medio. "Es un ex presidente", señaló. "No es realmente lo mismo si fuera un ciudadano normal, común".

Muchos partidarios de Aristide creen que la orden de arresto es un intento de intimidar a miembros del partido fundado por Aristide, Fanmi Lavalas, para evitar que participen en las próximas elecciones parlamentarias. Señalaron el hecho de que el ex dictador Jean-Claude Duvalier no ha sido arrestado a pesar de una investigación sobre corrupción y violación de los derechos humanos durante su mandato.

"Es claro que se oponen al Fanmi Lavalas", dijo Marc Henry, de 40 años, otro manifestante que estaba en el sitio de la iglesia.