Policía de Connecticut detiene más a minorías

La policía de Connecticut detiene a conductores negros e hispanos de manera desproporcionada en relación con su representación demográfica y revisan los vehículos de automovilistas de minorías en una proporción de 2 a 1 en comparación con los blancos no hispanos, según nueva información entregada el jueves por el estado.

Cifras de octubre pasado a mayo muestran que aproximadamente 14% de las 366.000 detenciones viales de la policía en todo el estado involucraron a conductores de raza negra, mientras que los blancos no hispanos representaron cerca de 8% de la población de Connecticut. Alrededor de 12% de las detenciones involucraron hispanos, quienes representan aproximadamente 10% de la población.

Funcionarios estatales publicaron además por primera vez información por ciudad sobre detenciones de la policía, incluido cuántas fueron a minorías y cifras de población. Esos datos suscitaron escepticismo el jueves entre muchos policías, quienes dijeron que comparar detenciones viales con cifras totales de población de minorías no presenta una imagen precisa de la actividad policial o composición racial de los conductores en un lugar en particular.

Wethersfield, por ejemplo, tuvo la disparidad más alta en el estado en detención vial que involucró a hispanos. Aproximadamente 31,3% de las detenciones de tránsito en el poblado involucró a hispanos, quienes representan 8% de la población local con edad para manejar.

James Cetran, jefe de la Policía de Wethersfield, dijo el jueves que las cifras y comparaciones no toman en cuenta la enorme cantidad de hispanos que vive en la vecina Hartford y que realizan compras y trabajan en Wethersfield.

"Están sesgadas", dijo Cetran en referencia a las cifras en el reporte, que lista información de detenciones viales junto a cifras de población. "Es como tratar de incitar a la gente a creer que existe etiquetación racial, cuando no es así".

Cetran y otros jefes policiales discreparon además con las cifras de "cálculo de población que maneja" en el nuevo informe, que se basan en datos del censo y de otras fuentes para tratar de calcular mejor la composición racial de los conductores que podrían estar en las calles de un lugar dado en días laborables.

"No hay respuestas rápidas", dijo Dean Esserman, jefe de Policía de New Haven, sobre sacar conclusiones de la nueva información.

Esserman, quien sirve en la junta asesora estatal que supervisa el proyecto de recopilación de datos, dijo que quiere revisar la información antes de hacer cualquier determinación.

"Tenemos que remangarnos la camisa y estudiar la situación", señaló. "Si una persona de raza negra siente que cuando una patrulla está atrás de ella es porque la va a detener por el color de su piel, ese no es el tipo de departamento de policía que nosotros queremos".