Dueños: investigación de Rice será independiente

Los dos propietarios de equipos de la NFL que supervisan la investigación sobre cómo buscó y manejó la liga la evidencia en el caso de violencia doméstica por parte de Ray Rice se comprometieron el jueves a dar a conocer los resultados de la pesquisa, e indicaron que su meta es "obtener la verdad".

John Mara, copropietario de los Giants de Nueva York, y Art Rooney, dueño de los Steelers de Pittsburgh, ambos confidentes cercanos del comisionado Roger Goodell, dijeron que no conducirán la investigación ni darán indicaciones. Señalaron que no tendría un plazo específico de tiempo, y que Robert Mueller, ex director del FBI, comenzará a trabajar en ella de inmediato.

Indicaron que el enfoque de la pesquisa estará en qué esfuerzos se hicieron para obtener la evidencia de video en la que el running back tres veces participante en el Pro Bowl golpea a su prometida; si el video llegó a las oficinas de la liga; y qué ocurrió después de que fue entregado.

"Nuestro único motivo aquí es obtener la verdad y luego compartir los hallazgos del señor Mueller con el público", afirmaron Rooney y Mara en un comunicado conjunto.

La investigación --que la liga ha dicho es independiente-- fue anunciada el miércoles horas después de que The Associated Press reportara que un funcionario policial, quien habló a condición de guardar el anonimato, envió un video a un ejecutivo de la NFL en abril en el que aparece Rice golpeando a Janay Palmer en un casino de Atlantic City.

Goodell ha dicho repetidas veces que la NFL no vio una versión completa del pleito hasta el lunes, cuando el cibersitio TMZ lo difundió. Los Ravens de Baltimore dieron de baja a Rice después de que las tomas fueron vistas masivamente en la internet. Previamente el equipo había respaldado al jugador.

El funcionario policial dijo no estar autorizado para dar a conocer el video, pero quería que la NFL lo tuviera mientras decidía sobre el caso de Rice. Presentó un mensaje de voz de 12 segundos en el que se confirma su recepción. Una mujer expresa su agradecimiento y dice: "Tienes razón. Es terrible".

A medida que Mueller comience a examinar el caso, probablemente empezará con los principales administradores de Goodell, que lo ayudan a manejar el deporte más popular y con mayores ganancias en Estados Unidos. Steve Bisciotti, propietario de los Ravens de Baltimore, también podría ser uno de los investigados.

Cualquiera en la sede de la NFL podría haber sabido hace meses que el video en el que Rice golpea a su entonces prometida en el elevador de un hotel había sido enviado a la liga. Para dilucidarlo, Mueller tendrá acceso a cualquier persona con la que desee hablar, así como a documentos internos.

Los que están en el círculo de allegados a Goodell --y los que probablemente se encontrarán en el radar de Mueller-- son Jeff Pash, abogado general de la NFL; Troy Vincent, director de operaciones de fútbol; Jeffrey Miller, jefe de seguridad; Robert Gulliver, vicepresidente ejecutivo de recursos humanos; y Adolpho Birch, vicepresidente de políticas laborales y asuntos de gobierno.

John M. Dowd, el abogado del despacho Akin Gump Strauss Hauer & Feld que estaba con otra firma cuando las Grandes Ligas lo retuvieron en 1989 para que investigara las apuestas de Pete Rose, dice que Mueller debe tener autoridad total, y que esa rigurosidad es fundamental.

"Hablas con la policía y con la persona que lo envió (el video) a ellos (la liga), y haces lo que tengas que hacer para averiguar qué sabía la gente y cuándo", declaró Dowd a The Associated Press. "Siempre hay más personas con las cuales hablar de las que uno pensó en un principio. En el caso de Rose terminamos con más de 100 testigos, y hablamos con todos ellos en tres ocasiones, simplemente para asegurar que estábamos en lo correcto porque teníamos papeles que llegaban todo el tiempo. Aquí hay videos, y probablemente se querrá hablar con Rice y su novia".

Mueller, que encabezó el FBI por 12 años, es socio en WilmerHale, una firma de abogados con sede en Washington que tiene profundos vínculos con la NFL y el mundo de los deportes.

La Organización Nacional en Pro de las Mujeres dijo que Goodell debería renunciar y debería nombrarse una comisión independiente para que proponga reformas duraderas. El organismo consideró que la investigación de Mueller sólo es una fachada para cubrir las apariencias.