Israel es local en Copa Davis muy lejos de casa

Andy Ram no oculta su molestia.

Quería pasar el fin de semana jugando tenis representando a su país en una arena de Tel Aviv rodeado de 11.000 compatriotas en las gradas en un partido decisivo por la Copa Davis contra Argentina.

Pero en vez de eso está a más de 10.000 kilómetros de casa.

"Desafortunadamente", dice Ram, "estamos aquí".

Por "aquí", se refiere a Sunrise, un suburbio del sur de Florida, a 56 kilómetros (35 millas) al norte de Miami, el sitio elegido para disputar la serie entre Israel y Argentina, que fue movida de sede debido al conflicto que estalló en Israel el mes pasado. La eliminatoria del Grupo Mundial se llevará a cabo en una cancha dura al aire libre.

"Hay muchas emociones", dijo el jugador israelí de dobles Jonathan Erlich. "Tenemos que hacer a un lado esas emociones cuando salgamos a la cancha".

La Federación Internacional de Tenis informó a los israelíes el mes pasado que el partido tendría que cambiar de sede y luego mantuvo la decisión pese a la apelación presentada, lo que habría molestado a cualquier equipo que fuera considerado "de casa".

"Culpen a la FIT", dijo Ram.

Más de 2.200 personas --en su mayoría palestinos_, murieron en los 50 días que duró el conflicto.

Debido a la incertidumbre por la seguridad, la FIT ordenó que se buscara una nueva sede aunque reconoció que las hostilidades habían cesado. La apelación israelí para que la serie se pospusiera y se realizara en otro sitio no fue aceptada y el sur de Florida pronto se convirtió en el destino.

"Siempre es muy difícil para la FIT hacer un cambio de sede en la Copa Davis", dijo el presidente del organismo, Ricci Bitti, cuando se anunció la medida.

Los israelíes, no obstante, siguen sin estar de acuerdo con la decisión aunque la numerosa población judía residente en el sur de la Florida podría darles alguna clase de ventaja para el local este fin de semana.

"Por eso trajimos la sede aquí. Esa es una de las razones", dijo Ram. "La comunidad judía es numerosa, la gente estará de nuestra parte y es lo más cercano a casa que podemos tener".

Sin embargo, en el área de Miami hay una notable influencia latina, así que será muy probable que los jugadores argentinos escuchen unos gritos de "vamos". Además, al contar con Leonardo Mayer, quien ya ha ganado un título en torneo de la ATP este año, se les debe considerar favoritos.

"No voy a hablar de las decisiones de la Federación", dijo el capitán argentino Martín Jaite. "Para un equipo local, definitivamente es una desventaja perder la condición de local".

Jaite, exjugador que estuvo entre los 10 primeros del mundo, es judío pero dijo que su fe no lo hará sentirse dividido el fin de semana.

"Soy capitán del equipo argentino", dijo Jaite. "No tengo conflictos, estoy representando a Argentina".

No será la primera vez que una serie de Copa Davis en la que participa Israel que se juega en medio de una polémica. En 2009 Suecia fue anfitriona pero la arena estuvo vacía por temor a protestas.

Los suecos fueron multados por la decisión y al final perdieron 3-2.