Inusual protesta de sindicato ilegal en Bolivia

Los integrantes del sindicato que agrupa a los dueños de automóviles contrabandeados bloquearon el miércoles varias carreteras de Bolivia para exigir la legalización de sus vehículos.

El gobierno rechazó el pedido de la Confederación de Propietarios de Vehículos Indocumentados, un gremio al que no reconoce oficialmente.

Las radioemisoras reportaron que los manifestantes cortaron rutas en varias regiones y que en el sur del país la policía dispersó a los piqueteros.

"Vamos a enfrentarnos con palos y piedras a la policía", advirtió Félix Mamani, dirigente de la agrupación.

Las autoridades estiman que 35.000 automóviles ilegales circulan en el país, pero según Mamani son el doble. En su mayoría son utilizados en pueblos y pequeñas ciudades donde los controles son menores.

El viceministro de Coordinación Alfredo Rada dijo que los manifestantes buscan aprovechar el clima electoral para obtener una nueva amnistía como la que decretó el gobierno tres años atrás. Pero Evo Morales, que busca un tercer mandato en las elecciones del 12 de octubre, anticipó que no cederá a las presiones.

La mayoría de los automóviles ingresó ilegalmente desde los puertos del norte de Chile a pesar de que el gobierno boliviano ha dispuesto militares para combatir el contrabando en la frontera.

Hace algunas semanas la aduana comenzó a decomisar automóviles y restringir la venta de combustible a los vehículos usados, lo que precipitó la protesta.

Un automóvil de contrabando puede venderse en la cuarta parte del valor de uno nuevo. En general son adquiridos por agricultores devenidos en taxistas ante la falta de empleo.

Según expertos cerca de 70% de la economía boliviana es informal.