Recelo militar frena apoyo de Brasil a Bolivia

En dos años aviones no tripulados de Brasil han hecho sólo tres sobrevuelos en la frontera con Bolivia para combatir al narcotráfico debido al recelo de los militares por cuestiones de soberanía, dijo el miércoles el viceministro de Defensa boliviano.

"Hay recelo tanto en Brasil como en Bolivia por una cuestión de soberanía. Estamos trabajando con los ministerios de Defensa para superar los protocolos (militares) sin los cuales violaríamos el espacio aéreo de ambos países", dijo en rueda de prensa el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

Los dos países firmaron en enero de 2012 un plan de cooperación que incluía el sobrevuelo de aviones no tripulados brasileños sobre la frontera boliviana de 3.423 kilómetros de selva, ríos y pantanos.

Más de 75% de la cocaína que llega a Brasil proviene de Bolivia y Perú y otro 15% tiene como destino Argentina, según el funcionario.

Bolivia también es territorio de tránsito de la cocaína de Perú, que se ha convertido en el primer productor de esa droga.

Con Perú la cooperación mejoró y permitió reducir el tráfico aéreo de cocaína desde el sur de ese país, dijo Cáceres.

Entre enero y la primera semana de septiembre la fuerza antidrogas de Bolivia decomisó 14 toneladas de pasta base de cocaína, tres toneladas de cocaína refinada y destruyó 53 laboratorios de refinación.

El 80% de los traficantes capturados eran "mulas" -encargados de transportar cocaína- y pequeños productores de pasta base.

"Los peces gordos están fuera del país, invierten capitales para acopiar droga a través de emisarios o llegan a Bolivia por unas horas. Es difícil atraparlos", reconoció Cáceres.

Bolivia es tercer productor de coca y cocaína después de Perú y Colombia.