Argentina: productores retienen 50% cosecha granos

Los productores agropecuarios de Argentina no comercializan más de la mitad de la cosecha récord de soja y maíz de la campaña 2013-2014 porque especulan con la posibilidad de una nueva devaluación del peso que les permita aumentar sus ganancias en un contexto de caída de los precios internacionales, dijo el martes el ministro de agricultura.

"Más de la mitad de la cosecha está guardada, seguramente habrá algunas razones. Me parece que hay un grado de especulación en algunos sectores. Están especulando con que se produzca algún desenlace de la problemática económica de la devaluación y esto genere nuevas ganancias", afirmó Carlos Casamiquela en diálogo con periodistas antes de un congreso sobre vitivinicultura.

Argentina es el principal exportador mundial de harina y aceite soja, y cuarto de maíz.

El sector agropecuario es la principal fuente de divisas para el país, por lo que una merma en su flujo afecta directamente a las ya alicaídas reservas del Banco Central y el financiamiento del Estado.

"Es notable, muchas veces como la gente puede actuar en contra de sus propios intereses por prejuicios ideológicos o simplemente por creer que hace daño y termina dañándose a sí misma. Pero, bueno, esa es la parte de la democracia y la libertad que cada uno tiene para hacer", dijo la presidenta Cristina Fernández durante un acto en Casa de Gobierno que fue transmitido por cadena nacional.

La moneda argentina se devaluó casi 19% en enero, su mayor depreciación en 13 años. En las últimas semanas una nueva disparada en el precio del dólar por la incertidumbre en torno al rumbo económico del gobierno alentó especulaciones sobre una nueva devaluación.

A ello se suma la caída del precio internacional de la soja, que en el mercado de Chicago tocó su valor más bajo desde 2010.

Fernández, que bajo su primer mandato sufrió durante semanas un paro de las patronales agropecuarias en contra de un aumento en el impuesto a las exportaciones de granos, recordó que en mayo cuando la tonelada de soja cotizaba entre 560 y 580 dólares "yo decía que vendieran, que aprovecharan porque era un buen precio. Bueno, no vendieron, la guardaron porque pensaron que se iba a devaluar mucho, que perjudicaban al gobierno con los ingresos".

"Si hubieran vendido en ese momento, en mayo, hubiera sido el equivalente a un dólar hoy de 11 pesos. Perdió el país, pero también perdieron ellos", acotó la mandataria.

Casamiquela, por su parte, que con este accionar los productores "están provocando algún tipo un desajuste en la propia industria, que ya está entrando en capacidad ociosa".

Las principales entidades agropecuarias, enfrentadas con el gobierno, cuestionaron la falta de políticas para el sector y justificaron que el productor tome sus recaudos en un contexto de incertidumbre.