Lituania gana a Turquía y es primera semifinalista

Lituania ganó el martes 73-61 a Turquía en la Copa del Mundo de básquetbol y avanzó a semifinales, donde el jueves enfrentará al rival del otro choque de cuartos entre Estados Unidos y Eslovenia, que se juega a continuación en Barcelona.

Lituania, tercera clasificada en el pasado mundial en 2010, venció a la entonces medallista de plata y anfitriona Turquía gracias a su gran acierto en el tiro exterior y los 19 puntos de Renaldas Seibutis, más otros 13 del reserva Martynas Pocius.

El poste de los Raptors de Toronto, Jonas Valanciunas (13 rebotes), y Darius Lavrinovic también añadieron 12 y 11 puntos, respectivamente, por el cuadro ganador, que hizo valer su mayor anotación de banquillo, 28 contra seis unidades, para sellar su boleto.

Konder Goenlum y Ender Arslan lideraron la ofensiva turca, con 13 y 12 tantos cada uno. El poste de los Rockets de Houston, Omer Asik, aportó 11 puntos y 10 rebotes.

En caso de que Estados Unidos, el gran favorito, venza a Eslovenia, se reeditará la semifinal de 2010, cuando los norteamericanos se impusieron 89-74 a Lituania.

El miércoles se disputa el otro cuadro de cuartos de final en Madrid, con los partidos Francia-España y Serbia-Brasil.

El partido estuvo a la altura de las expectativas desde el primer cuarto, que inició de forma trepidante y trazó el camino para Lituania: buena circulación de balón y dominio interior de Valanciunas, aunque el poste recurriera más al rebote ofensivo que a jugadas de uno contra uno.

La defensa de Asik, desaparecido en el choque anterior contra Australia, mejoró ante Valanciunas y su ex compañero en Houston, Donatas Motiejunas, y Turquía se distanció a 14-6 gracias al tiro exterior de Emir Preldzic y las imprevisibles penetraciones de Sinan Gueller, autor de una clavada en transición que forzó el tiempo muerto rival.

Desacertada desde el perímetro, Lituania finalmente convirtió el primer triple del partido por vía de Seibutis y cerró en desventaja de 17-13 el primero cuarto, en que Asik acumuló seis puntos, cuatro rebotes y dos tapas, superando la totalidad de su hoja estadística ante Australia.

El estratega Jonas Kazlaukas buscó soluciones en la banca y las encontró en Lavrinovic, quien aprovechó un breve descanso de Asik para liderar un parcial favorable de 18-9 con tres triples consecutivos que significaron la primera ventaja del equipo lituano, 24-23, desde que Valanciunas inaugurara el marcador.

Se sumó al acierto exterior Pocius con otro tiro lejano, Valanciunas volvió a imponerse en la pintura y Lituania alcanzó el descanso con mejores sensaciones que su rival, más ventaja de 33-28 en la pizarra.

Un nuevo tiro de tres de Jonas Maciulis para abrir el tercer periodo amplió el colchón a ocho unidades, pero Asik machacó el aro y Arslan añadió un triple para inaugurar su casillero particular y asumir mayor protagonismo. El base anotó ocho puntos en el cuarto, dando la vuelta al marcador.

En constante tira y afloja, el partido dependía de detalles y mayor aguante. La lucha bajo los aros se revelaba pareja, pero el banquillo de Lituania marcaba distancia, y dos triples de Pocius permitieron que el equipo de Kazlaukas llegara al cuarto definitivo arriba por tres puntos.

Seibutis también empezó a carburar y anotó suspensiones consecutivas para establecer la máxima ventaja lituana hasta entonces: ocho puntos a falta de 6:42 minutos para el final.

El balón quemaba en manos turcas, los lanzamientos desde el perímetro no entraban y Ergin Ataman pidió tiempo muerto una vez el margen rompió la barrera de los dobles dígitos.

Los turcos apretaron los dientes en defensa y lograron acercarse, pero no lo suficiente, y Lituania gestionó con tranquilidad los últimos minutos gracias al poderío interior de Valanciunas.