Pronóstico mundial: De sombrío a tenebroso

La Gran Recesión terminó oficialmente hace más de cinco años, pero la sensación de mucha gente en el mundo se resume en una sola palabra: tinieblas.

Con base en un sondeo a 48.643 personas en 44 países, difundida el martes, el Centro Pew halló que el 60% de los encuestados dice que la economía de su país está en mala situación.

La insatisfacción es mayor en las economías más desarrolladas, donde el 64% dice que la situación es mala. En Estados Unidos, el 58% le da bajas calificaciones a la economía.

La mayor desesperación se registra en los países más golpeados por la crisis de deuda europea: el 97% de los griegos, el 96% de los italianos y el 93% de los españoles dicen que la situación económica es mala. En los tres países el desempleo es sumamente alto: 27% en Grecia, 13% en Italia y 25% en España.

Hay algunas excepciones a la depresión generalizada: el 89% de los chinos tiene una visión positiva de su economía, a pesar de una marcada desaceleración cuando se la compara con el crecimiento de hace algunos años. En Vietnam, el 87% otorgó buenas calificaciones a su economía, como lo hizo el 85% en Alemania.

En los países que Pew caracteriza como "economías emergentes", el 59% dijo que la situación era insatisfactoria. En las "economías en desarrollo", en cambio, el 51% dijo que la situación era "buena".

La caída más brusca de la confianza económica se registró en Brasil: apenas el 32% tenía una visión positiva de su economía, comparado con el 59% en 2013.

En las economías desarrolladas, los encuestados consideraron que el mayor problema era la deuda pública, seguida por el aumento de los precios, la falta de empleo y la brecha entre ricos y pobres.

En los países de ingresos medios, el mayor problema era el aumento de los precios. En los países de bajos ingresos, la debilidad del mercado laboral era el problema número uno.