Missouri votará restricción al aborto

Missouri, uno de los estados con más restricciones al aborto, podría poner en práctica uno de los períodos obligatorios de espera más prolongados para las mujeres que quieran poner fin a un embarazo.

Los legisladores del estado se reunirán el miércoles para una sesión dedicada a votar objeciones, y los líderes republicanos confían en anular el veto del gobernador demócrata Jay Nixon a un período de espera de 72 horas. La medida no contiene excepciones para casos de violación o incesto, una omisión intencional que Nixon criticó por considerarla "extrema e irrespetuosa".

Aproximadamente la mitad de los estados, incluido Missouri, ya requieren períodos de espera de 24 horas.

De aprobarse, el período de espera sería el segundo más estricto de la nación detrás de Dakota del Sur, cuyas 72 horas a veces se prolongan porque no se cuentan los feriados ni los fines de semana. Utah es el único otro estado con demora de 72 horas, pero concede excepciones por violación, incesto y otras circunstancias.

"Nuestra intención es garantizar que la mujer tenga la oportunidad de pensar realmente lo que está por hacer y cómo afectará su salud, como también la vida de su bebé", explicó Susan Klein, una cabildera del grupo Missouri Right to Life.

La legislación de Missouri es la iniciativa más reciente de los republicanos por limitar el aborto imponiendo nuevos requisitos a médicos y clínicas, y obligar a que se dé a las mujeres la oportunidad de ver los registros ultrasónicos, escuchar el latido y ver otro material que les pueda hacer reconsiderar su decisión.

Algunas de las medidas han quedado congeladas por la justicia, como una ley de Mississippi que podría obligar al cierre de la única clínica de abortos del estado requiriendo que sus médicos tengan privilegios de admisión hospitalaria. Leyes similares han sido bloqueadas, al menos parcialmente, en Texas y Luisiana.

Los grupos en defensa del aborto sostienen que no hay pruebas de que una espera más prolongada reduzca el número de abortos. "Realmente es un modo cruel de obligar a una mujer a demorar el cuidado de su salud", afirmó M'Evie Mead, directora de organización estatal de Planned Parenthood Advocates en Missouri.