México apuesta a la continuidad con Herrera

En un cambio de rumbo tras los resultados de la última década, México apueste a la continuidad de un entrenador después de un Mundial y permitirá que Miguel Herrera inicie un nuevo proceso rumbo al campeonato de 2018 en Rusia.

Aunque Herrera sigue negociando con la Federación Mexicana de Fútbol para firmar una extensión de contrato, ambas partes han expresado su interés por continuar con una relación que inició a finales del año pasado cuando la selección corría el peligro de perderse su primer Mundial desde 1990.

El "Piojo" tomó las riendas para el repechaje contra Nueva Zelanda, que el "Tri" superó sin problemas, y llevó al equipo hasta los octavos de final de la Copa del Mundo en Brasil, donde cumplió con un notable desempeño antes de caer ante Holanda con un par de goles en los minutos finales.

Mientras se dan los toques finales al nuevo contrato, Herrera dirigirá a la selección mexicana en dos partidos amistosos en Estados Unidos. El sábado lo hizo con un empate sin goles ante Chile, y este martes se mide contra Bolivia. El último entrenador que siguió al mando de la selección mexicana después de un Mundial fue Miguel Lapuente, luego de la Copa de 1998 en Francia.

"Era lo más inteligente que se quedara, lo más razonable, y así se hizo. Qué bueno", dijo Lapuente en entrevista con The Associated Press.

La continuidad es algo atípico en selecciones mexicanas. Incluyendo a Herrera, cuatro técnicos dirigieron a México en el proceso rumbo a Brasil. Y el último entrenador que estuvo en dos mundiales consecutivos fue Ignacio Trelles, en Chile 1962 e Inglaterra 1966.

Lapuente estuvo dos años en el cargo después de Francia 1998, donde cayó en segunda ronda. El estratega ganó la Copa Confederaciones de 1999 y dirigió la primera parte de la eliminatoria para Corea-Japón 2002 antes de renunciar.

"Hay demasiadas intrigas y politiquerías baratas en la Federación Mexicana, al menos eso me ocurrió a mí", relató Lapuente. "En ese entonces había muchas anomalías, me quitaban y ponían mi cuerpo técnico como les daba la gana. Yo había dado resultados, pero es cuando empiezan los problemas y yo mejor me fui. Ojalá que nada de eso le ocurra a Miguel ahora que sigue con su proceso".

Antes de Lapuente, el entrenador en el Mundial de 1994, Miguel Mejía Barón, también había continuado su proceso. Pero fue cesado un año después del torneo al perder ante Estados Unidos en los cuartos de final de la Copa América.

"A mí me da mucho gusto que sigua Miguel en el proyecto, pero lo importante es que se le brinde la confianza durante los cuatro años", expresó Ramón Ramírez, un volante que disputó el Mundial de 1994 y la Copa América de 1995 con Mejía Barón. "Lo digo porque en el camino habrá momentos difíciles, en los procesos de cuatro años siempre ha habido pequeños baches. Lo importante es que no se dude en esos momentos".

Herrera, quien asumió el puesto en apremiantes circunstancias y con poco tiempo para trabajar, se apresta a continuar con un trabajo satisfactorio a pesar de no haber conseguido el anhelado quinto partido en un Mundial. México sumó dos triunfos y un empate en la primera ronda en Brasil, igualando su mejor desempeño en una fase de grupos.

Con más tiempo para trabajar, los dirigentes locales esperan mejores resultados de Herrera, quien para esta primera convocatoria comenzó la renovación de un plantel mundialista que contaba con veteranos como Rafael Márquez y Carlos Salcido.

"Yo lo que escucho a lo lejos es que los jugadores están cómodos con la forma de trabajo de Miguel y eso siempre será bueno", agregó Ramírez. "Hay una buena camada detrás y ya va siendo momento para que algunos jóvenes despierten".

Para estos primeros amistosos, Herrera convocó a 13 jugadores mundialistas, además de algunos jóvenes que probará en la selección mayor.

"Lo interesante en estos partidos será ver cómo mezcla a los jóvenes. Si pone titulares primero y luego cambia todo el equipo, hay que ver cómo lo considera el 'Piojo''', concluyó Lapuente.

Entre los jugadores que el técnico probará están Erick Torres (Chivas USA), Oswaldo Alanís y Javier Orozco (Santos), además de Rodolfo Pizarro y Miguel Herrera (Pachuca).

Herrera no llamó a otros jugadores mexicanos en Europa, entre ellos Javier Hernández (Real Madrid), Jonathan Dos Santos (Villarreal), Rafael Márquez (Hellas Verona) y Raúl Jiménez (Atlético de Madrid).

Una de las incógnitas de arranque en este nuevo proceso es saber si es convocado el delantero de la Real Sociedad, Carlos Vela, quien se negó a disputar los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el Mundial de Brasil, además de varios encuentros amistosos.

Herrera ha dicho que el delantero, quien la temporada pasada marcó 16 goles en 36 partidos con la Real, tiene las puertas abiertas, pero no ha habido un acercamiento entre ambos para concretar el regreso. La presencia de Vela ayudaría mucho a un "Tri" al que le han faltado goles en años recientes.

"Tenemos que ver que realmente esté comprometido, Miguel tiene que hablar con él", dijo el director de selecciones nacionales, Héctor González Iñarritu. "Mientras sume para el equipo, esté dispuesto y con las ganas de venir será bienvenido como cualquier jugador".

Después de enfrentar a Chile y Bolivia, México tendrá un par de encuentros más en territorio mexicano en octubre ante rivales por definir, y luego irá a Europa para medirse a Holanda y Bielorrusia para concluir su actividad en 2014.

El próximo año, México debe preparar dos torneos importantes, la Copa América de Chile y la Copa de Oro.