Brasil parte como favorito ante Argentina

Brasil y Argentina sí se miden este año en un mundial. Pero no en el de fútbol. Sino en el de básquetbol y en cancha neutral: España.

Las dos selecciones chocan el domingo en los octavos de final de la Copa del Mundo de básquetbol que se disputa en el país ibérico. La cita en el palacio de los Deportes de Madrid volverá a ser especial. No sólo por la tradicional rivalidad de los dos gigantes sudamericanos, sino también porque este partido se ha convertido en un clásico de los últimos años.

La balanza se ha inclinado generalmente a favor de Argentina, pero en esta ocasión Brasil cuenta con todas sus estrellas, a diferencia del equipo albiceleste que dirige Julio Lamas. Sin embargo, el técnico argentino de Brasil, Rubén Magnano, trató de restar presión a sus jugadores en la víspera.

"No somos favoritos, somos competidores", dijo el sábado Magnano, quien condujo a la Albiceleste al histórico oro olímpico de Atenas 2004. "Una cosa curiosa en esta instancia madre (decisiva) es que siempre toque la Argentina"

Pero el camino de ambas en España sugiere una cierta ventaja para los brasileños. Argentina, sin dos hombres clave como Manu Ginóbili y Carlos Delfino, sumó tres victorias en la fase de grupos en Sevilla y cedió ante Croacia y Grecia, los rivales más competitivos de la llave. Brasil sumó cuatro triunfos y solo cayó ante el anfitrión España.

"Va a ser un juego muy cerrado, trabado", dijo el capitán y gran estrella de Argentina, Luis Scola. "El margen de error va a ser muy chico".

Así ha sido en los últimos años. Marcadores ajustados y emoción hasta el final, casi siempre con victoria argentina.

Argentina y Brasil se han acostumbrado a verse las caras en las instancias más decisivas. En el Mundial de Turquía hace cuatro años, los argentinos eliminaron a Brasil en los octavos de final. En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Argentina volvió a ganar a Brasil en cuartos de final. En el preolímpico de Mar del Plata (Argentina) 2011, se repartieron un triunfo cada uno.

"Para este partido, Brasil parece estar mejor que otras veces. Vamos a intentar perfeccionar algunas cosas", admitió Lamas. "Los jugadores se conocen mucho de haberse enfrentado en varias oportunidades durante los últimos cuatro años".

El equipo de Magnano cuenta con tres de los mejores hombres altos del campeonato: Tiago Splitter, Anderson Varejao y Nene Hilario. Todos ellos NBA. Mientras que Argentina tiene una plantilla en la que sobresalen Scola y los veteranos Pablo Prigioni y Andrés Nocioni, junto a otros jóvenes jugadores sin apenas roce internacional.

"Argentina tiene jugadores de calidad, pero no se puede hacer un curso acelerado en competencias internacionales", comentó Magnano.

El ganador se enfrentará en cuartos de final al vencedor del duelo entre Serbia y Grecia, que también se disputa el domingo.