Ataques en Irak dejan 17 muertos

Una serie de ataques el viernes en Irak dejó 17 muertos, incluyendo cuatro milicianos chiíes y un jefe tribal suní, al tiempo que se descubrió en el norte del país una tumba colectiva que contenía los restos de 15 camioneros chiíes ejecutados por extremistas suníes.

Funcionarios policiales dijeron que el ataque más mortífero ocurrió cuando un coche bomba estalló en una calle comercial en el distrito chií de Zafaraniyah, en Bagdad, donde murieron siete personas y 15 resultaron heridas. Varias tiendas fueron dañadas.

Al sur de Bagdad, una bomba estalló al paso de una caravana de una milicia chií, matando a cuatro milicianos e hiriendo a siete, en el área de Iskandariyah.

Milicianos chiíes se han sumado a las fuerzas armadas iraquíes en el combate contra el grupo extremista suní Estado Islámico, que ha tomado grandes secciones de territorio en el norte y el oeste del país.

Otra bomba estalló cerca de un mercado al aire libre en el distrito chií capitalino de Obeidi, con un saldo de tres muertos y 12 heridos, dijo la policía.

En el norte de Irak, residentes dijeron que milicianos del Estado Islámico mataron a Maiser al-Waqaa, un líder tribal suní, junto con dos hermanos en la aldea de al-Houd, al sur de Mosul.

Dijeron que al-Waqaa se presentó a las elecciones parlamentarias este año, pero no ganó un escaño.

Funcionarios médicos confirmaron las cifras de víctimas de todos los ataques. Todos los funcionaros hablaron con la condición de preservar el anonimato.

En el área norteña de Suleiman Beg fue descubierta una tumba colectiva con los restos de camioneros chiíes. Familiares dicen que los choferes fueron secuestrados hace tres meses por extremistas suníes que capturaron el pueblo durante su ofensiva en junio.