En Puebla, Christie recibe trato de celebridad

Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, fue recibido como un astro del rock en el último día de misión comercial a México. Pero es improbable que el viaje de tres días cambie percepciones de que el político republicano necesita refinar sus habilidades en política exterior antes de lanzarse a una potencial candidatura presidencial.

Christie abandonó el viernes los hoteles prestigiosos y oficinas gubernamentales que dominaron los dos primeros días de su viaje y se dirigió al este a la ciudad de Puebla. Es el estado natal de cerca de 40% de los aproximadamente 200.000 mexicano-estadounidenses de primera y segunda generación que viven en Nueva Jersey.

El posible candidato republicano a la contienda presidencial de 2016 evitó mayormente tratar asuntos políticos polémicos durante su viaje por México. Aparte de un discurso sobre la importancia de la relación norteamericana e inversiones nuevas en energía, dedicó la mayor parte de su tiempo en México a promover negocios de Nueva Jersey y formas nuevas en las que podrían trabajar el país y su estado de manera conjunta.

El viaje a Puebla fue planeado parcialmente para proporcionar a Christie una oportunidad de interactuar más informalmente con residentes locales y relacionarse con la cultura mexicana, lo cual ciertamente experimentó.

Christie tuvo una recepción de celebridad en una escuela local, donde más de 2.000 estudiantes que ondeaban banderas estadounidenses, mexicanas y de Nueva Jersey, llenaron las bancas colocadas en un campo en el exterior.

Niños del jardín de infantes se alinearon a lo largo del camino del gobernador a la escuela, y él saludó a los estudiantes conforme iba pasando, inclinándose a estrechar sus manos y tocando suavemente sus hombros y cabezas.

Cuando Christie tomó su lugar en el campo estallaron gritos emocionados de los niños. Decenas de estudiantes de mayor edad presentaron entonces al gobernador una extensa función que incluyó representaciones históricas, bailes, una banda de música que marchó con sombreros, y animadoras.

Christie, quien en el viaje ha parecido mucho más reservado de su usual forma impetuosa, dijo que estaba enmudecido por la recepción.

"Parecía una fila sin fin de niños adorables. Simplemente asombroso. Y el entusiasmo de los niños y de los adultos fue realmente maravilloso", comentó, para luego darle el crédito de la recepción al gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, quien fue su anfitrión durante todo el día. "Él me avaló; así que les agradé porque ellos lo aman".

Moreno Valle dijo que los maestros, estudiantes y padres que se reunieron no conocían el nombre de Christie antes de su visita, pero que tienen amigos y familiares que viven en Estados Unidos y agradecen que un gobernador estadounidense "se tome el tiempo de venir aquí y visitarnos".

El viaje de Christie ha tenido mucha de la parafernalia de una campaña, con presencia de los medios de comunicación masiva, caravanas de vehículos y una agenda repleta de actividades. Al preguntársele sobre las similitudes en una conferencia de prensa en el Parque La Concordia, desde donde se tiene a la vista la ciudad de Puebla, Christie minimizó la significancia.

"Bueno, primero quiero asegurar al gobernador que no estoy compitiendo por nada en México. Así que hacer campaña aquí sería algo tonto, ya que no voy a colocarme en la boleta electoral", dijo antes de agregar que se sentía más confortable con el ritmo del viaje que la mayoría de su personal de menor edad.

Christie fue cuidadoso de evitar públicamente asuntos beligerantes durante su estancia y pareció lograr una rápida amistad con Moreno Valle. Comenzó el día con un desayuno en la residencia del gobernador mexicano y dijo que invitó a Moreno Valle a viajar a Nueva Jersey para realizar juntos una visita a City of Passaic, donde viven muchos migrantes originarios de Puebla.

___

Jill Colvin puede ser contactado en https://twitter.com/colvinj