Wall Street cierra al alza pese a cifras de empleo

El índice Standard & Poor's 500 cerró el viernes en un nuevo récord máximo después del aumento en las cotizaciones de acciones de empresas de servicios públicos, las cuales ofrecen grandes dividendos.

El mercado también recibió un impulso del cese al fuego entre Ucrania y separatistas, que daría fin a casi cinco meses de combates.

Las acciones habían caído al inicio de agosto entre preocupaciones de que el conflicto en Ucrania se saliera de control, enardeciendo las tensiones entre Rusia y Occidente.

"El acontecimiento es positivo", dijo Jerry Braakman, jefe de inversión de First American Trust. "Mayores sanciones a Rusia, y excluirla de las economías occidentales, es un retroceso para el comercio global", agregó.

El S&P 500 subió 10,06 puntos, o 0,5%, para cerrar en 2.007,71, superando su cierre récord previo de 2.003,37 unidades establecido el 29 de agosto. El índice ha registrado este año 33 cierres récord.

El promedio industrial Dow Jones avanzó 67,78 puntos, o 0,4%, para terminar la sesión en 17.137,36, mientras que el indicador compuesto Nasdaq ganó 20,61 unidades, o 0,5%, para ubicarse en 4.582,90.

Las acciones habían comenzado la jornada a la baja después de un reporte desalentador sobre el mercado laboral.

Los empleadores estadounidenses agregaron 142.000 plazas laborales en agosto, cortando una cadena de seis meses consecutivos con más de 200.000 contrataciones y registrando la ganancia más baja en ocho meses, reportó el viernes el Departamento del Trabajo. La tasa de desempleo cayó de 6,2% a 6,1%, disminuyendo debido a que más gente sin empleo dejó de buscar uno y ya no fue contabilizada como desempleada.

Los economistas esperaban que los empleadores crearan 220.000 puestos.

Muchos analistas razonaron que, aunque el reporte fue decepcionante, la disminución en el ritmo de contrataciones no fue suficientemente fuerte para sugerir que la tendencia general había cambiado. Las noticias del viernes además son contradictorias respecto a reportes de inicios de esta semana que mostraron que la economía sigue fortaleciéndose. Las industrias de construcción y de servicios, por ejemplo, estuvieron fuertes.

"Yo evitaría prestar demasiada atención a una cifra", dijo Russ Koesterich, jefe estratega de inversión de BlackRock. "Este es un valor atípico... El peso de la evidencia indica que Estados Unidos va a tener un tercer trimestre decente y estará relativamente fuerte hacia el fin del año".

Los precios de los bonos subieron inicialmente con la decepcionante noticia sobre la creación de empleos. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, el cual se mueve en sentido contrario al precio, bajó hasta 2,41%, antes de subir gradualmente durante el día para cerrar a 2,46%, frente a 2,45% del cierre del jueves. El rendimiento ha bajado después de estar en 3% al inicio del año.

La baja inicial en los rendimientos de los bonos impulsó la demanda de acciones del sector de servicios. Entre más bajos son los rendimientos de los bonos, más atractivas son las acciones de servicios con altos dividendos para los inversionistas que están buscando una ganancia. La caída en los rendimientos de los bonos este año ha ayudado al sector de servicios a conseguir el segundo mejor desempeño entre los que conforman el índice S&P 500, con un avance de 14%.