Sociedad Hispana de EEUU un tesoro escondido en NY

No es conocido como el MoMa, el Metropolitan o el Guggenheim. Tampoco se encuentra en el centro chic de Manhattan, donde están la Quinta Avenida y el Parque Central. Pero la American Hispanic Society (Sociedad Hispana de Estados Unidos), aunque menos popular, está considerada el museo y biblioteca con la colección más amplia de literatura y arte hispánicas fuera de los países de habla española.

En este edificio situado en la frontera entre Harlem y el barrio de mayoría dominicana Washington Heights, inaugurado en 1904 como museo gratuito y biblioteca de investigación, se encuentran primeras ediciones de "El Quijote", "La Celestina" y "Tirant Lo Blanc", así como obras de escritores como la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz y libros incunables (impresos antes de 1500).

Cuadros de Velázquez, Goya o El Greco, entre otros muchos artistas; artes decorativas de España o México, esculturas que datan de la edad media hasta el siglo XX y más de 170.000 fotografías de pueblos de España o América Latina que documentan las costumbres de sus gentes a principios del siglo XX, forman parte de la extensa colección que alberga el museo, junto con ilustraciones y grabados.

"Contamos con una riqueza que ahora los investigadores están empezando a estudiar", dijo a The Associated Press recientemente el responsable del departamento de estampas y fotografías del museo, Patrick Lenaghan, mientras ofrecía un recorrido por el recinto presidido frente a la entrada principal por una escultura del héroe medieval del reino de Castilla El Cid.

La primera sala a la que se accede al museo recibe al visitante con un retrato de la Duquesa de Alba realizado por Francisco de Goya en 1797, la obra más emblemática que el museo tiene del pintor. En una sala circular adyacente se encuentra la famosa colección de 14 lienzos de gran tamaño "La regiones de España" del pintor español Joaquín Sorolla, que retrata las costumbres de diferentes lugares del país a principios de siglo pasado.

Los cuadros de la colección de Sorolla, pintados entre 1911 y 1919, se retiraron por primera vez de las paredes de la sala en 2007 para ser restaurados y luego exhibidos en varios lugares de España, lo que sirvió al museo para darse más a conocer. Luego sería el turno de una exposición, también en España, de parte de la colección de fotografías.

"Con esta exposición de fotos", explicó Lenaghan, "hay gente que ha empezado a contactarnos, a hacer solicitudes para verlas. A través de estas exposiciones hemos dados a conocer que contamos con estos fondos".

"En el siglo XIX sólo hay tres instituciones que empiezan a coleccionar fotos antiguas, como son el Palacio Real de España y The Hispanic Society", añadió el especialista mientras mostraba una sala a la que el público general no tiene acceso y donde centenares de archivadores de madera contienen las miles de fotografías con las que cuenta el museo.

El responsable de esta enorme colección de arte fue el neoyorquino Archer Milton Huntington (1870-1955), hijo del magnate Collis P. Huntington, y que con solo 12 años se mostró fascinado por la cultura española. A los 14 comenzó a estudiar la lengua de Cervantes en lo que se iría el inicio de una vida que dedicó a obtener algunas de las más preciadas obras de arte de la península ibérica y de América Latina, con el objetivo de promover el estudio de la cultura de España y Portugal y sus lugares de influencia en la región latinoamericana.

Aunque Huntington era celoso de su privacidad, y los responsables del museo no disponen de mucha información sobre el porqué de su dedicación y aprecio por España y las artes hispánicas, Lenaghan destacó un espíritu adelantado a sus tiempos.

"Hizo cosas espectaculares mandando un grupo de fotógrafas, todas mujeres, a España en los años 20. Chocó con los hombres que no entendían que una persona rica como él entendiera tanto de arte y fuera un erudito. Hubo un choque de personalidades y lo que hizo entonces fue crear un grupo de mujeres, la mayoría bibliotecarias de formación, y las envió a España a fotografiar".

"Entre ellas", añadió, "tenemos a Ruth Anderson que fue 5 veces a España, donde recogió 14.000 negativos, con lo que tenemos una documentación impresionante de lugares como Galicia, Extremadura, León o Andalucía".

La vasta colección de fotografías tanto de España como de países de América Latina está siendo ahora catalogada para que la sección se conozca más, y se ponga a disposición del público y los investigadores.

"Tenemos varios proyectos en hacer el inventario de las fotografías creando una base de datos y digitalizándolas, ya que los negativos de nitrato desaparecen", comentó Lenaghan, que calcula que le llevará entre dos o tres años al ser poco personal en el departamento.

Otro de los proyectos, explicó mientras enseñaba fotografías adquiridas por el museo como del Alcázar de Sevilla de 1853, antes de que el edificio sufriera un incendio, o de imágenes de lugares de México de 1880 que muestran cómo se vivía en aquella época, será convertir parte del espacio donde se guardan las fotografías, y que es el antiguo museo del Indio, en una exposición de arte colonial latinoamericano.

"Esta institución abarca todas las riquezas, no sólo las de España sino también de Latinoamérica", aseveró Lenaghan. "Somos una institución enciclopédica".

___

En Internet:

http://www.hispanicsociety.org/